jueves. 18.04.2024

Para más inri esos aficionados vestían de blanco, como su equipo, así que ver la grada con huecos y con 25.000 aficionados rivales portando bengalas, ha dejado anonadados al propio cuerpo técnico culé. Al finalizar el encuentro el entrenador del Barça, Xavi Hernández, se refirió a esta circunstancia y puso el foco en el club.

Es una evidencia que no nos ha ayudado. Esperábamos 70.000 u 80.000 culés. Y parecía una final. Ha sido un error de cálculo nuestro, sí. El club está chequeando qué ha pasado.

El aludido, Joan Laporta, también se ha referido al asunto y ha dado la razón a Xavi.

"No podemos evitar determinadas situaciones, pero a partir de ahora habrá que ser más estrictos. No permitir situaciones que se han hecho a lo largo de toda la historia. Tenemos la información de seguridad y ticketing. Todo apunta a unas situaciones que no deberían haberse producido. Como culé me siento avergonzado de ver tantos aficionados del rival y menos de los nuestros. Tomaremos medidas y explicaremos esas medidas. Hoy he sentido vergüenza y lamento lo ocurrido. No se puede volver a repetir, es indignante y vergonzoso".

ALGO NUNCA VISTO EN EL METROPOLITANO

Todo parece indicar que muchos abonados del Barça han aprovechado el interés de los aficionados del Eintrach en ver el partido en directo para revender sus pases, algo que también es muy frecuente en el Santiago Bernabéu.

Donde es imposible ver una imagen semejante es en el Metropolitano. Después de la exhibición mostrada el miércoles por una afición completamente entregada a su equipo de principio a fin, en la esperanza y en la derrota, con un estadio lleno y volcado con sus jugadores, lo ocurrido en el Camp Nou resulta incomprensible para los atléticos. Eso sí, viendo lo que hizo su equipo en el campo a buen seguro que ninguno de esos socios culés se ha arrepentido de haber sacado un último rendimiento a sus pases europeos.

La imagen del Camp Nou que no entendemos los atléticos