martes. 25.06.2024
El parking junto al Estadio Metropolitano / Foto: JV-Más Atlético
El parking junto al Estadio Metropolitano / Foto: JV-Más Atlético

El precio de los abonos de los parkings exteriores del Estadio Metropolitano sigue y sigue subiendo hasta alcanzar un precio para muchos prohibitivo. Mientras que un abono para tener un asiento en el estadio se puede conseguir desde 285 euros en la Grada Alta, nivel II del Fondo Norte (el más barato después de los 210 de la grada joven), un abono de parking cuesta ya 510 euros.

EL PARKING INCREMENTA SU PRECIO

Los que adquirieron su abono de parking por 300 euros en 2017, han visto incrementado el precio en estos años en 210 euros. La última subida ni siquiera ha tenido en cuenta la auténtica tortura que han supuesto para esos conductores las obras de acceso y salida de la M-40, que han alcanzado el culmen durante esta temporada. En algunos partidos, salir del parking del estadio ha llevado más de una hora de estrés al volante en medio de la guerra que se produce entre los conductores para encontrar un hueco por donde salir entre obras, cortes de la policía, motos a izquierda y derecha, autobuses y vallas. Que todos los afectados sean del Atleti ha evitado, sin duda, más de una pelea.

LAS 3000 PLAZAS SE QUEDAN CORTAS

Son 3.000 las plazas disponibles en los 3 aparcamientos que rodean el estadio Metropolitano, una indudable mejora respecto a la total ausencia de aparcamiento que había en los alrededores del Vicente Calderón. Esta circunstancia fue una de las virtudes que se vendieron al aficionado rojiblanco para hacer más fácil el tránsito de un estadio a otro situado en el otro punto de la ciudad.

Del mismo modo que en aquel año 2017 se ofrecieron abonos contenidos de precio e incluso con rebaja respecto a los precios del Calderón, con el parking sucedió algo parecido. 300 euros costaba en aquel momento hacerse con una plaza para acudir al estadio y dejar el coche en la puerta. Teniendo en cuenta que la condición era que el vehículo lo utilizaran al menos dos personas, el precio parecía asumible. Nadie advirtió del caos circulatorio que supondría tanto la entrada como la salida de los partidos pero a la mayoría de los compradores les compensó el no tener que buscar cada domingo un aparcamiento lejos de un estadio situado en un erial.

De hecho, desde entonces hay lista de espera para adquirir un abono de parking y son pocos los que cada año pueden hacerse con una ya que depende de cuántos de los abonados previos decidan dejar de usar esta ventaja. La ampliación de las plazas para autobuses de las peñas y, sobre todo, la existencia de una gigantesca parada de metro a unos pasos del estadio, son buenas razones para no necesitar el parking... Hasta que se conocen los horarios habituales de los partidos, muchos de los cuales finalizan pasadas las 23 horas de un domingo o un miércoles.

TRANSPORTE PÚBLICO INSUFICIENTE

Especialmente complicado es el desplazamiento en transporte público de muchos antiguos abonados que antes disfrutaban del estadio en la zona sur de Madrid. Hablamos, por ejemplo, de los muchos aficionados procedentes de Alcorcón, Móstoles, Leganes, Fuenlabrada, Pozuelo, Villaviciosa, etc, para quienes desplazarse en metro hasta el campo a esas horas supone largos viajes. Para ellos sólo queda la opción de sumarse a algún autobús de peñas, si las hay en su zona, o tirar de vehículo particular. En su caso, ser abonado del Atleti y poder aparcar cerca del estadio supone pagar por el parking incluso más que por el abono de campo. La alternativa que les queda, si no pueden pagar el parking a precio de oro, es buscar aparcamiento lejos del estadio en dura competencia con residentes y otros aficionados.

El parking del Metropolitano, sólo para ricos