martes. 25.06.2024
Aficionados el Atleti animando / Foto: ATM
La mejor afición del mundo / Foto: ATM

Es de sobra conocida la fidelidad que demuestra la afición del Atlético de Madrid hacia su equipo. No importa el resultado, ni el estadio, ni siquiera importa en qué división juegue, el equipo siempre se verá respaldado por la gran masa de aficionados rojiblancos que siguen al equipo allá donde juegue.

Sin embargo, lo que se ha vivido este año, está a la altura de las noches más emotivas que se han podido vivir en cualquier estadio colchonero. Incluso, es algo difícil de recordar en el antiguo estadio Vicente Calderón. Y es que, en la vuelta de los cuartos de final de la Champions League ante el Manchester City, el equipo, que atravesaba una dinámica muy irregular, plantó cara ante uno de los colosos del fútbol europeo.

La ida fue un ejemplo de resistencia defensiva, aguantando los ataques del equipo británico y solo cediendo 1 gol, dejando todo por decidirse para el partido en el feudo rojiblanco. Ya en el Wanda Metropolitano, tras una primera parte sin casi acción, el Atlético de Madrid realizó una segunda mitad impecable, asediando la portería del conjunto inglés en busca de forzar la prórroga. Carrasco y Correa estuvieron a punto de anotar el gol de los locales. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos, los rojiblancos no pudieron anotar ningún gol, quedando tristemente eliminados.

Tras el pitido final ocurrió lo impensable. La afición rojiblanca se quedó en el estadio, inmóvil, mientras empezaba a entonar el himno del equipo como muestra de orgullo ante el trabajo del equipo. Como dijo el periodista brasileño André Henning durante la retransmisión del partido: “No sabes explicar cómo comenzó, mucho menos cómo va a acabar”. A continuación, el mencionado periodista añadió: “El aficionado se va a envolver en la bandera y en el paseo, saliendo del estadio y yendo a casa, va a estar triste, sí, pero va a tener un sentimiento muy fuerte de orgullo y eso, señoras y señores, no se puede explicar”.

No sabemos qué ocurrirá de aquí en adelante, pero es evidente que aquella noche va a quedar en la historia del Atlético de Madrid y, además, creará un sentimiento de unidad irrompible entre aficionados y equipo, para cuando lleguen los peores momentos, que todos los jugadores sepan que detrás de ellos siempre habrá un gran apoyo de fieles rojiblancos que jamás les dejará caer solos.

Regreso al momento más emotivo de la temporada