martes. 31.01.2023
Encuesta MÁS ATLÉTICO

La afición del Atlético dicta sentencia clara sobre el futuro de Saúl

La afición del Atlético de Madrid tiene muy claro qué es lo que debería hacer la dirección del club rojiblanco con Saúl Ñiguez. La encuesta elaborada por MÁS ATLÉTICO no deja duda alguna: la inmensa mayoría de los aficionados que han expresado su opinión apuestan por la permanencia de Saúl en el equipo, incorporando un añadido muy interesante, la recolocación del jugador como el defensa central que necesita el equipo.
Saúl se despidió del Chelsea
Saúl se despidió del Chelsea

¿Qué debería hacer el Atlético de Madrid con Saúl Ñíguez? Esa es la pregunta directa que planteó MÁS ATLÉTICO a sus lectores. La afición del Atleti ha respondido de manera nítida respecto a lo que tendría que realizar la dirección del club rojiblanco con el jugador. La inmensa mayoría de los aficionados que han expresado su opinión, el 76%, apuesta de forma rotunda por la permanencia de Saúl en el equipo, frente a cerca del 24% de los encuestados, que opina que lo mejor sería "venderlo" en esta ventana de verano "y hacer caja con él".

En ese  76% que ha expresado su voluntad de que Saúl se quede, la mayoría (47% del total) considera que el jugador ilicitano "forma parte del escudo" y como tal tendría que ser tratado por la dirección del club.

Es una consideración compartida también por  Ignacio Vozmediano, presidente de la Peña Ilicitana 'Saúl Ñíguez'. En conversación con MÁS ATLÉTICO, se pronuncia con la autoridad que le otorga pertenecer al circulo más cercano a la familia del jugador. A su juicio, el estamento directivo del Atlético "no está siendo justo con Saúl y con lo que él representa para la institución".

Encuesta Más Atlético
Encuesta Más Atlético

Central de garantías

Se incorpora también un añadido muy interesante respecto a la continuidad de Saúl en el Atlético. Más de un 18% del total de aficionados y aficionadas que quieren que el todocampista rojiblanco permanezca en el Metropolitano alumbran una posible y novedosa alternativa: la recolocación más retrasada y a la vez más ejecutiva del jugador, como el defensa central con calidad, jerarquía y continuidad frente a las lesiones que tanto ansía Diego Pablo Simeone encontrar desde el fin de la era Godín-Miranda, toda vez que, aunque Josema Giménez es un baluarte junto a Stefan Savic en el eje de la zaga, las reiteradas lesiones del uruguayo penalizan esa continuidad anhelada, que tanto necesita la estrategia global del 'Cholo', estructurada en torno a mantener puerta a cero y contundencia en el juego aéro tanto en zona propia como en las opciones de gol en área contraria.

Desde luego, sería una posición en la que Saúl Ñíguez ya ofreció unas formidables y constrastadas prestaciones. Con tan solo 18 años, el Atlético lo cedió al Rayo Vallecano dirigido por Paco Jémez para la temporada 2013-2014, con la intención de que se rodara en la élite de la Primera División española. Jémez en seguida lo colocó como titular indiscutible en el corazón del centro de la defensa, "por su polivalencia, poderío físico, calidad a la hora de sacar jugado el balón y jerarquía". Conviene insistir en el factor de la edad que entonces tenía Saúl, 18 años. 

En el Rayo la carrera de Ñíguez despegó de una manera sorprendente, alternando el rol de líder en el centro de la defensa con el de complemento para Trashorras, conformando también una de los mejores mediocampos que se recuerdan en Vallecas en las últimas décadas. Tampoco Saúl olvidó nunca esa etapa rayista previa a su consolidación en los años venideros de la mejor época por éxitos deportivos del Atlético de Madrid de Simeone.

 

Tantos éxitos, que se desbocó el apetito de otros gigantes de Europa (Barça, Chelsea o Bayern Munich) por comprar a Saúl a precio de oro, atónitos con los goles determinantes que marcada en momentos clave. De Saúl siempre se ha dicho que no marca goles, sino golazos. El que anotó en la eliminatoria de Champions  2016 al Bayern Munich en el estadio Calderón permanece en el imaginario colectivo.

 

A esas ofertas millonarias para él, Saúl siempre dijo 'no'  y, en cambio,  'sí' al club al que pertenecía y sentía como propio, el Atlético de Madrid, aún a costa de percibir una ficha inferior.

También a costa de su propia salud. Llegó a confesar que jugó durante dos años con un catéter interno que le hacía orinar sangre cada vez que realizaba un esfuerzo en un partido o en un entrenamiento. Fue la consecuencia de la embestida que en marzo de 2015 le practicó el defensa griego del Bayern Leverkusen, Papadopoulus, durante la eliminiatoria de octavos de 'Champions', que le destrozó el riñón izquierdo. Tenía 20 años.

Saúl Ñíguez mantiene contrato hasta 2026 con el Atlético. Al margen de que no pasó por su plenitud física en el último año -una circunstancia que siempre marca la diferencia en él-, su cesión la pasada temporada en el Chelsea se produjo después de que el jugador se cansara de sentirse perjudicado y perdido en el campo por el uso que Simeone comenzó a hacer de él, en posiciones casi siempre ajenas a las zonas donde podía desplegar su mayor potencial y mejor versión.

La versatilidad que siempre ha ofrecido y su inquebrantable entrega al bien común del equipo le permitían solventar con solidez las tareas encomendadas por el 'Cholo' las más de las veces, pero con una evidente erosión en su capacidad de despliegue,. Numerosas ocasiones en las que se veía forzado a desempeñarse en el lateral izquierdo, reconvertido en carrilero destinado a llegar hsata la línea de fondo y colocar centros, que luego solía mutar -en los últimos cuartos de los encuentros- en destinatario único de balones en largo lanzados por Oblak. Esa confusión  y la necesidad de recuperar el 100% de su capacidad física comenzaron a generar minutos de banquillo.  "Creo que lo primero que se tendría que solucionar antes de nada es limar por completo las pequeñas diferencias con Simeone", sentencia Ignacio Vozmediano.

Los próximos días serán determinantes para el futuro de Saúl Ñíguez en el Atlético de Madrid. El club deberá decidir qué hace con él. Por de pronto, Saúl contrae matrimonio este mismo viernes y luego se marchará de vacaciones y luna de miel, aunque tendrá que permanecer pendiente del teléfono a la espera de noticias. Decida lo que decida la dirección del Atlético, Saúl lo afrontará como siempre lo ha hecho, alineado con la frase atribuida a Ghandi que desde la entrada de Papadopoulus mantiene tatuada en su muñeca izquierda y que siempre besa tras anotar un gol: "La fuerza no viene de la capacidad corporal, sino de la voluntad del alma".  La inmensa mayoría de la afición del Atlético ya se ha pronunciado, "es parte del escudo" del Atleti.

La afición del Atlético dicta sentencia clara sobre el futuro de Saúl
Comentarios