martes. 06.12.2022
ATLÉTICO DE MADRID 1 - 2 REAL MADRID

El Atlético pone el fútbol, el Real Madrid los goles y Vinicius se lleva el Oscar al mejor actor

No mereció perder este partido el Atlético de Madrid, pero lo perdió. No fue superior casi en ningún tramo del encuentro el Real Madrid, pero venció. El derbi de este sábado se lo llevaron los blancos con solo dos tiros a puerta, una efectividad del 100% y las facilidades ofrecidas en forma de regalos por la defensa del Atlético. Los rojiblancos merecieron, como mínimo el empate, pero llegan al parón de selecciones a ocho puntos ya de la cabeza de LaLiga. 
Koke conduce el balón entre Modric y Valverde / Foto: ATM
Koke conduce el balón entre Modric y Valverde / Foto: ATM

No podrán acusar en esta ocasión a Diego Simeone de haber practicado un fútbol rácano y miedoso. El esquema del equipo siguió siendo igual, con tres centrales y dos carrileros, tres centrocampistas y dos delanteros, pero el estilo fue atrevido, atractivo a la vista, colocando la pelota en el piso y buscando las dinámicas combinativas. Presión de bloque alto, primer toque y salidas de pelota rápidas y con confianza.

El Real Madrid, por contra, esperó y por momentos se llegó a acular atrás. Sin pasar grandes agobios, cierto, pero atrás, obligado por el empuje de los jugadores rojiblancos y por los casi 67.000 espectadores que llenaron hasta arriba el Metropolitano.

Resultado: el Atlético puso el juego y el Real Madrid los goles. Solo llegaron con peligro en dos ocasiones durante la primera mitad los blancos, ante groseros fallos defensivos siempre de la defensa del Atleti.

0-2 cuando aún se jugaba la primera media hora del primer tramo. En la entrevista post partido de Movistar, el 'Cholo' no pasó por alto las críticas que se le hacen por su estilo de juego. Hoy lo cambió y perdió y Simeone dijo: "Hoy el Madrid me gustó, defendiendo atrás y saliendo muy rápidos. Se puede jugar con defensa baja y jugar bien".  Se le notó al técnico argentino que la tenía guardada y no quiso callársela.

ATLÉTICO INTENSO

Min 5, ocasión de Felipe a falta sacada por De Paul. salió lamiendo el larguero. 

Min 11, Carrasco gana la vertical. De Paul lo lee y envía el balón. El belga remata, pero se va rozando el lateral de la red tras desviar Carbajal a corner. El saque de esquina está a punto de propiciar el gol de Joao Félix. l ahistoria habría sido totalmente diferente, pero no fue.

Rugía el Metropolitano, alentado por el dominio y el buen juego de su equipo, con un Antoine Griezmann de director de orquesta formidable en casi todas las zonas del campo. Jugaba el francés y hacía jugar a sus compañeros. Fue el mejor del Atleti, a mucha distancia del resto.

El 'Cholo' pedía que los suyos mantuvieran la amplitud, la presión y el eje robo de pelota y verticalidad como rayos.

El Madrid, intentando poner cloroformo al partido. En 18 minutos, ni se había asomado aún al balcón del área de Jan Oblak. Para quienes veían todo por televisión, no sabían de qué color era la camistea del portero esloveno.

DEFENSA DE PLASTILINA

Pero llegaron los madridistas por primera vez justo en ese minuto 18. Fede Valverde avanzó desde el medio campo rompiendo líneas. Geoffrey Kondogbia y Koke lo acompañaron de manera inexplicable solo con la mirada, sin entorpecer siquiera su camino lo más mínimo durante más de 20 metros. El uruguayo llegó a tres cuartos de cancha, la pasó a Tchouaméni, que la envía bombeada al área.

Lo lógico hubiera sido que Felipe la pudiera despejar sin problema con la cabeza, pero el brasileño debió de decidir en esas que era momento de hacer capoerira (arte marcial de Brasil) y no despejó con lo fácil, su cabeza, sino haciendo una especie de patada de arte marcial. Falló, claro. Rodrygo agradeció el regalo y fusiló a Oblak, 0-1.

Y con el gol, los bailes. Bailes de Rodrygo, Vinicius y de casi todos los jugadores de raza negra del Madrid. Insultos racistas y lanzamiento de objetos. Dolor por el gol en contra para el Atlético de Madrid y vergüenza por los insultos racistas para todos, especialmente, para la afición rojiblanca, por tener que soportar a una minoría estúpida, descerebrada y del todo prescindible. El 99,9% de la grada del Metropolitano se comportó de manera excepcional y, desde luego, muy alejada de esos insultos racistas. El árbitro Muniera Montero pidió que se solicitara por la megafonía el fin de las manifestaciones de odio.

El gol fue un castigo tan inmerecido como brutal para el Atlético de Madrid. Si hasta entonces solo hubo un equipo sobre el césped, el Atleti, tras el gol los rojiblancos se descompusieron, pasto nuevamente de la ansiedad que les ataca en los últimos encuentros.

Min 25, nuevamente Rodrygo (el mejor de los blancos, junto a Valverde) se aprovechó de otro desajuste defensivo del Atlétco y casi vueve a fusilar completamente solo a Oblak. Solo el sprint final de Reinildo evitó la tragedia, que de todas formas comenzó a ser una premonición. 

Cinco minutos después, Rodrygo lo vuelve a hacer en las mismas circunstancias. Reinildo esta vez llegó muy justo, midió mal y se llevó puesto al brasileño. Tarjeta amarilla para el mozambiqueño. Muy justa.

A todo esto, Vinicius comenzó a intentar montar su show personal fingiendo agresiones que no fueron tales . Munuera Montero no compró el teatro, pero tampoco lo sancionó y permitió que el brasileño fuera a lo suyo.

Y entre teatro y teatro, Vinicius le volvió a ganar la espalda a Felipe. Desbordó eléctrico en velocidad. Alcanzó hasta el fondo y su remate pegó en el poste de Oblak, cruzó la línea de gol y llegó a Valverde en el poste contrario para que la empujara dentro el uruguayo. Dos llegadas a puerta del Real Madrid y dos goles. 0-2.

La grada del Metropolitano se quedó helada. Simeone pidió a la hinchada que siguiera creyendo y no parara de animar. Tuvo un éxito relativo. Tan relativo como el juego de Joao Félix en el partido, prácticamente inexistente. Desaparecido el portugués.

SEGUNDA PARTE

Existieron los segundos 45 minutos, pero casi  como si no. El encuentro ya estaba decidido. Si no llega a ser por el conato de arreón final del Atleti expoleado por el gol, cuando nos acercábamos al descuento, lo visto fue un calco desmejorado de la primera mitad.

Min 63, Rodrygo nuevamente se escapa solo contra todo el Atlético desde su propio campo. Koke lo derriba con dureza y amarilla.

Min 60, Matheus Cunha y Álvaro Morata salen por un inédito Joao Félix y Rodrigo de Paul. Joao, se marcha con cara de muy pocos amigos. Ni siquiera se sentó en el banquillo y se marchó directamente al vestuario mascullando la rabia en su interior. No fue, sin embargo, una desconsideración, sino una cuestión física. A los pocos minutos reapareció y se sentó en el banquillo con una bolsa de hielo debajo del abductor derecho

Min 72, cambios de Koke (553 partidos jugados, iguala a Adelardo como el record de más encuentros disputados) y Carrasco. Entran Mario Hermoso y Ángel Correa.

Min 80, se marcha Kondogbia y entra Saúl.

HERMOSO EN LO BUENO Y EN LO MALO

Min 82. Corner forzado con picardía por Correa, lo saca Antoine Griezmann, falla Thibaut Courtois en su salida y Mario Hermoso marca con el hombro mirando a la grada. No era su intención, pero también así valen los goles. El Metropolitano solo necesitó eso para arrojarse, incendiarse aún más de lo que ya estaba. Insuflaba voltajes añadidos en los rojiblancos y logró amilanar y sembrar dudas en el Real Madrid.

Pero no sirvió de nada. Inmediatamente después del gol, en la jugada siguiente, a Mario Hermoso se le fue la cabeza. Otra vez.

Una falta que Carvajal hace a Reinildo, el colegiado la sancionó y amosnestó con amarilla al lateral madridista. Hermoso llega desde lo lejos a chocar inexplicablemente y ya con el balón parado contra Carvajal, cuando justamente lo que necesitaba el equipo era seguir embotellando al Real Madrid. Pero no, Hermoso seguía desaforado y con ello regaló al conjunto blanco lo que deseaba, parar la avalancha final. Además, el árbitro le tomó la matrícula. Carvajal confesó en la entrevista post partido que el comportamiento de Hermoso era lo que anhelaban para parar las arremetidas del Atlético. Simeone debería meter en cintura de manera definitiva a un Hermoso al que no se le pueden cruzar los cables con tanta frecuencia. 

Siguente jugada. Nuevamente Correa fuerza un corner idéntico al del gol. Lo bota también Griezmann, Hermoso forcejea con Dani Ceballos. El centrocampista del Real Madrid se suma al tetro de Vinicius, finge una agresión y el árbitro Munuera Montero, que ya tenía ganas de la jugada previa de ajusticiar a Hermoso, se inventa una expulsión por doble amarilla por completo injusta e inexistente. Se terminó ya el partido.

AND THE OSCAR GOES TO..., VINICIUS 

Mención aparte merece Vinicius Jr, protagonista autodeseado -e impulsado desde los resortes mediáticos del Real Madrid- durante toda la semana. Tenía ganas el brasileño de estirar ese chicle. Ha quedado claro que le gusta ser el centro de atención. Y si no puede ser por su fútbol desplegado, como sucedió en el derbi de este sábado, que sea por su otra característica, las artes escénicas.

Definitivamente, Vinicius Jr. presentó durante el derbi su candidatura a los Oscar para la próxima edición de los galardones cinematrográficos. Salvo la jugada del segundo tanto, todo lo demás que hizo fue intentar inventarse agresiones con casi cualquier jugador que llevara la camiseta rojiblanca. 

Lo ridículo y antideportivo de su comportamiento no vio castigo por parte del árbitro. Munuera Montero no picó ni en una sola ocasión de las performances del brasileño, pero tampoco lo amonestó por fingir.

Nuevamente, sus compañeros le conminaron a que dejara de provocar y se dedicara únicamente a jugar al fútbol. Lo hizo Luka Modric, lo hizo Tony Kroos y lo hizo Fede Valverde. Por cierto, que el uruguayo no solo se marcó un partidazo, también demostró conocer mucho mejor que Vinicius los códigos del fútbol. Llegó con los bailes del primer tanto madridista y literalmente empujó a los bailarines para que se marcharan de ahí y desistieran de los coros y danzas. 

Posteriormente, cuando Valverde marcó su gol, lo celebró como hay que celebrar los goles, con alegría máxima, pero sin provocar a nadie. Solo compartiendo la alegría con el resto de compañeros del equipo, porque el fútbol es un juego colectivo. Cuando alguien marca, lo hace gracias a los demás.

EL 'CASO GRIEZMANN'

La pregunta aquí es, ¿se ha terminado el llamado 'caso Griezmann o Simeone lo volverá a sentar en el banquillo hasta el min 60? 

Es evidente que, en estos momentos, el francés es pieza esencial en el juego del Atlético, pero igualmente evidente es que las condiciones son las que son. Si el 'Cholo' lo puso de inicio, tal vez quiera decir que no está lejano el acuerdo entre Atleti y Barça.

En las declaraciones posteriores al encuentro, Simeone dijo al respecto en Movistar. "Habrá que ver cómo evoluciona", sin más añadido.

El Atlético pone el fútbol, el Real Madrid los goles y Vinicius se lleva el Oscar al...
Comentarios