viernes. 30.09.2022
MÁS ATLÉTICO ENTREVISTA AL SELECCIONADOR DE MOZAMBIQUE

Reinildo, la bondad de un chaval obrero del fútbol, con corazón de león, al que casi asesinan a tiros

MÁS ATLÉTICO ofrece hoy un reportaje amplio sobre los orígenes y la vida de uno de los jugadores que, en menos de un año, no solo se ha ganado el cariño de la afición del Atlético de Madrid, sino que ha demostrado con creces, en el terreno de juego, por qué Diego Pablo Simeone lo colocó de titular nada más bajarse del avión y ya no lo ha sentado nunca más en el banquillo. Entrevistamos al entrenador hasta hace unos meses de Mozambique, el portugués Luis Gonçalves, que nos habla de la dura vida de Reinildo Mandava, el chaval con corazón de león que pudo morir recientemente en un asalto armado en su ciudad, una de las regiones más peligrosas del mundo.
Reinildo, de adolescente en Beira
Reinildo, de adolescente en Beira

Atribuyen al torero Manuel García 'El Espartero' la frase, "más cornás da el hambre". Reinildo Mandava probablemente no deberá de estar demasiado familiarizado con asuntos taurinos, pero seguro que comprende el significado de ese grito de desesperación frente a la privación de lo básico, esa reacción casi suicida para agarrarse a la única y mínima ventana de oportunidad que, en un momento determinado -y solo a los elegidos-,en ocasiones pone delante como salvavidas lo que el escritor Ángel Vázquez inmortalizó en su novela de Juanita Narboni como "la perra vida". 

Reinildo nació hace 28 años en Beira, en la costa sur de Mozambique, un país de desbordante hermosura y riqueza naturales, pero asolado por las epidemias, la miseria, el hambre, la delincuencia armada y, en los últimos años, también por la guerra y la presencia cada vez más amenazante del terrorismo yihadista, especialmente en la provincia norteña de Cabo Delgado (rica en hidrocarburos), donde opera a base de decapitaciones y ejecuciones masivas de la población civil  el grupo Al Shabab, filial del Estado Islámico en la zona.

De acuerdo con la clasificación que realiza Naciones Unidas, los mozambiqueños tienen la cuarta peor renta per cápita del mundo y se encuentran al final del ranking de peor calidad de vida para sus ciudadanos (puesto 192 del total de 196 países clasificados). 

El hasta hace unos meses entrenador portugués de la selección de fútbol de Mozambique, Luis Gonçalves, conoce bien a Reinildo Mandava . Y desde luego conoce también muy bien la realidad de este país -antigua colonia portuguesa- situado en las costas del Índico, frente a la isla de Madagascar y frontera con Sudáfrica, Tanzania y Zimbabue, al que llegó en 2016 como segundo entrenador de la selección nacional mozambiqueña que entonces dirigía el ex jugador, entre otros equipos,  del Oviedo, Liverpool o Roma, Abel Xavier. Gonçalves es de familia portuguesa, pero él mismo nació en Maputo, la capital de Mozambique.

En conversación con MÁS ATLÉTICO, Luis Gonçalves nos subraya cómo las duras circunstancias vitales de los chavales de Mozambique les hace convertirse en hombres mucho antes de lo necesario, forjando un carácter pétreo y a la vez de extrema humanidad, que conservan a lo largo de sus vidas. Con uno de los índices de criminalidad más elevados del mundo, la esperanza de vida apenas llega a los 60 años.

"Reinildo proviene de una familia muy humilde, sí. Pero tampoco es una excepcionalidad", nos cuenta. "De hecho, la excepcionalidad es el caso como el del propio Reinildo y muy pocos más, porque solo a unos cuantos como él la fortuna les toca con la barita mágica de dotarlos para el fútbol a nivel profesional, y eso seguramente les da la oportunidad de escapar de una realidad muy dura".

Reinildo junto a Luis Gonçalves /Archivo personal
Reinildo junto a Luis Gonçalves /Archivo personal

"Esa dureza, pero a la vez esa consciencia de haber tenido que sobrevivir en familia, es lo que podemos ver hoy en el carácter de Reinildo en el Atlético de Madrid, o que vimos antes en el Lille o que yo comprobé desde el inicio en la selección de Mozambique o en los equipos de Portugal donde él jugó antes de dar el salto a Francia. Por eso él es un hombre humilde, pero de un carácter muy fuerte".

No solo eso, también ahí entiende el mister Gonçalves que está la raíz que explica la extraordinaria rapidez con que Reinildo se ha adaptado a la siempre complicada tarea de encajar en un equipo del 'Cholo' Simeone. A diferencia de la mayoría de jugadores que aterrizan en el Atlético, Reinildo se bajó del avión procedente de Lille, se calzó la botas y Simeone ya no lo quitó nunca de titular.

"Cuando has tenido que madurar tan deprisa y sabes que en la vida únicamente tienes una oportunidad, no existe hueco para la adaptación, es siempre a todo o nada. Estás acostumbrado desde pequeño a sobrevivir con ese carácter. Y esa creo yo que es la razón por la que Reinildo no necesitó prácticamente periodo de adaptación con Diego Pablo Simeone. El Cholo es un extraordinario entrenador al que yo admiro mucho. Y es un entrenador que siempre quiere hombres para su equipo. Bueno..., Reinildo, pese a sus 28 años, hace ya muchos que es un hombre de los que le gusta al Cholo".

"Cuando has tenido que madurar tan deprisa y sabes que en la vida únicamente tienes una oportunidad, no existe hueco para la adaptación, es siempre a todo o nada. Estás acostumbrado desde pequeño a sobrevivir con ese carácter. Y esa creo yo que es la razón por la que Reinildo no necesitó prácticamente periodo de adaptación con Diego Pablo Simeone. El Cholo es un extraordinario entrenador al que yo admiro mucho. Y es un entrenador que siempre quiere hombres para su equipo. Bueno..., Reinildo, pese a sus 28 años, hace ya muchos que es un hombre de los que le gusta al Cholo".

Joao Félix

Cuestionamos a Luis Gonçalves sobre otro caso que él conoce muy bien también, el de Joao Félix. ¿Ha podido influir  de manera tan determinante esa diferencia de condiciones de vida en la infancia y adolescencia entre Joao y Reinildo para que Joao haya tenido muchas más dificultades a la hora de adaptarse en el Atleti que Reinildo?

"Como digo, no me cabe duda de que la procedencia de Reinildo marca su carácter. Claramente, Portugal o España no son Mozambique para los chicos y chicas. Pero el caso de Joao Félix es particular, porque también su fútbol es particular. Pero, sobre todo, el ha tenido que soportar una presión tremenda, ya que llegó muy joven al Atlético habiéndose pagado por él una cantidad muy elevada de traspaso. Y siempre se ha hablado de eso, del dinero que costó, lo que le ha perjudicado. La buena noticia para la afición del Atlético de Madrid es que tienen a un jugador excepcional. Yo conozco a Joao desde que tenía.., no sé, como 6 o 7 años, me parece que fue la primera vez que me lo presentaron. Y sé que es un jugador que va a marcar una época en el Atlético. Este año Joao va a explotar en el Atlético, lo vais a ver. Ya el pasado año marcó la diferencia, pero a partir de esta temporada es cuando vais a empezar a ver de verdad cómo explota Joao Félix".

"Vete, hijo, vete"

Con 18 años, Reinildo Mandava logró firmar su primer contrato como profesional en el Ferroviário da Beira, el equipo de su ciudad, donde estuvo dos años antes de que -previo un muy breve paso por el Maputo-, definitivamente fuera rescatado por el Benfica y comenzara la aventura soñada de viajar a Europa. En esa época, su sueldo era de unos 29 euros al mes como futbolista profesional (el salario medio en Mozambique está situado en el entorno de los 430 euros al año).

Reinildo, feliz tras firmar su primer contrato como profesional, con el Ferroviário
Reinildo, feliz tras firmar su primer contrato como profesional, con el Ferroviário

La oferta del Benfica le llega a Reinildo con 20 años, pero nuevamente la vida lo pone entre la espada y la pared, retándolo a seguir madurando de golpe. Su madre cae enferma de muerte y Reinildo es el principal soporte de su familia. Perdió también a su padre cuando tenía 11 años. Reinildo duda, pero su madre lo tiene claro, "Vai, meu filho, vai" ("Vete, hijo mío, vete"). El ahora lateral del Atlético ha confesado en una entrevista con L´Equipe que esas palabras de su madre moribunda las tiene permanentemente en su cabeza resonando.

Tampoco en Europa lo tuvo fácil. El Benfica lo destinó a su equipo filial y hubo de pasar por alguna cesión, como la del Fafe en 2016, de la segunda división portuguesa. Peor aún, esa temporada el Fafe descendió, pero Reinildo, que solo estuvo unos pocos meses en la plantilla, demostró el corazón de león que lleva dentro y que ahora vemos en el Atlético. Los aficionados del Fafe lo trataron como un héroe. "Los aficionados del club no me dejaban salir de casa ni para ir al supermercado. Me decían: ‘¡Tú no juegas como un mercenario! ¡Parece mentira que seas un jugador cedido! ¡Eres el único que siente la camiseta!", destacaba el propio Reinildo en unas declaraciones a los medios oficiales del Lille. Tras más cesiones al Covilhã (también de segunda) y un traspaso en 2018 a Belenenses (ya de primera), en el mercado de invierno como solución rápida, 2019, el Lille lo ficha y se convierte en una de las estrellas del equipo que en 2020 logró el campeonato de liga de la Ligue 1. Y de ahí, al Atlético de Madrid, nuevamente como solución de urgencia en la ventana de mercado de invierno.

Éxito y asalto armado

El éxito por fin. Sin embargo, no ha cambiado el carácter de Reinildo Mandava. Tampoco la permanente presencia de sus orígenes, de su familia, de los que quedaron en Mozambique. "Es algo habitual que los jugadores que logran salir de la miseria en Mozambique estén siempre pendientes de su familia y de los que le rodearon cuando eran pequeños", nos dice Luis Gonçalves. 

Reinildo no cuelga en sus redes sociales imágenes idílicas de parajes imposibles repletos de yates y coches de lujo durante sus vacaciones. Muy al contrario, sus vacaciones las suele dedicar a viajar a Mozambique y ayudar a los que quedaron. En este vídeo, por ejemplo, lo podemos ver acudiendo al vestuario de su primer equipo, Ferroviário da Beira, animando a los jóvenes a no rendirse nunca y seguir luchando.

 

Como ya relatamos en MÁS ATLÉTICO, este mismo verano aprovechó para organizar un partido benéfico junto a otro de los jugadores mozambiqueños conocidos en la esfera internacional, Gildo Vilanculos, del Amora FC.

Partido solidario
Partido solidario

Justamente durante las vacaciones tras salir campeón con el Lille y pocos meses antes de fichar por el Atlético de Madrid, Reinildo Mandava y parte de su familia casi fueron asesinados cuando les asaltó una de las habituales bandas armadas que la miseria económica hace proliferar en la zona.

En 2021, el Gobierno de Mozambique le concede la Medalla al Mérito Deportivo. A regreso de la recepción, Reinildo y su familia van en un coche nuevo que ha comprado para regalar a sus familiares de Beira. Luis Gonçalves nos explica lo que sucedió:

"Regresaban y, hay que llamar a las cosas por su nombre, sufrieron un atentado. Porque eso es lo que fue, un atentado. Los estaban esperando. Un grupo armado les salió al encuentro y comenzaron a abrir fuego sobre ellos. Probablemente solo querían robarles el coche nuevo, pero así son las cosas y ese es el precio que, por desgracia, tiene la vida en lugares como la zona de donde procede Reinildo. Por suerte, pudieron escapar del coche y refugiarse, pero fue solo cuestión de suerte, nada más. Lo normal en estos casos en que disparan a discreción sobre ti es que te maten".

El periodista mozambiqueño Omardine Zacarias nos muestra en estas fotos el resultado de este ataque armado contra el vehículo de Reinildo y su familia.

 

"Reinildo es una bandera para Mozambique y ahora ya en el Atlético, los aficionados lo quieren por la misma razón que lo han querido allá donde ha estado", nos comenta el mister Gonçalves, que se confiesa admirador del Atlético de Madrid "desde los tiempos de Paulo Futre, que siempre, además, cuando sale en los medios aquí en Portugal, no para de hablar del Atleti a todas horas" (ríe).

¿Tal vez algún día pueda entrenar él al Atlético? "Sería un sueño, me encantaría, pero eso ahora no va a suceder, porque el Atlético tiene al Cholo Simeone, y eso son palabras mayores. Es el mejor entrenador posible para el Atleti. Pero sí, en un futuro, cuando él decida dejarlo, quién sabe... Sería un honor, desde luego". Está claro que Luis Gonçalves conoce muy bien el fútbol español y, resulta evidente, al Atlético de Madrid. Aunque lleva pocos meses desde que dejó a la selección de Mozambique, el descanso toca a su fin y puede estar en la agenda de clubes españoles para entrenar en nuestro país. "Sí, sería maravilloso entrenar en España, claro", confiesa, con el aplomo que le otorga su ya consolidada experiencia en los banquillos (además de Mozambique, tiene amplia trayectoria profesional en Portugal).

Hasta que eso suceda, va a seguir muy de cerca a su ex jugador y hoy amigo, Reinildo Mandava, el tipo de bigotillo exótico imposible de no querer para la afición del Atlético de Madrid. De él dijo el presidente de Mozambique, Filipe Nyussi, recientemente, "Reinildo va a ser siempre Reinildo. El amigo parlanchín que nunca tiene miedo a soñar y que vive todo con garra y fe". Un chaval obrero del fútbol, con el corazón de un león y siempre con la simpatía en el rostro, como le gusta al Cholo, como le gusta a la afición del Atlético. Por eso le quieren. Él sabe que, si mira atrás, solo puede dar gracias a la vida, pese a todo.

 

Reinildo, la bondad de un chaval obrero del fútbol, con corazón de león, al que casi...
Comentarios