sábado. 01.10.2022

Martes..., y '13'

No es superstición. Se trata únicamente de una cuestión de imposibilidad física. Diego Simeone es tremendamente sensible a todo lo relacionado con los desafíos a la suerte. Con Jan Oblak, seguramente, es con el único que realiza una excepción. '13' en la espalda.., y martes en día de partido. Pero el portero esloveno ya dejó claro en 2017, en Leverkusen -con una actuación formidable y '13' en su dorsal-, que la fortuna no tiene los mismos códigos de comportamiento con él. 
Jan Oblak
Jan Oblak

Tanto si juega este martes como si, como parece, Diego Simeone prefiere reservarlo para el partido del próximo domingo en Liga frente al Real Madrid, resulta imposible plantear el encuentro de Champions League contra el Bayer Leverkusen del Atlético de Madrid sin girar la mirada hacia Jan Oblak.

Que el esloveno lleve el número '13' en su camiseta no debe de haberle hecho demasiado feliz nunca al 'Cholo'. Conocida es su sensibilidad hacia los factores que tengan que vincularse a la superstición. Siempre se ha dicho que vestir de forma permanente en la banda de traje y corbata negros (aunque la temperatura marque 40 grados y el sol caiga de plano) tiene bastante menos que ver con la estética o el buen gusto que con los elementos relacionados con tentar a la suerte.  

Se sobreentiende que si Luis Aragonés aún viviera y fuera el entrenador de Oblak, el esloveno no llevaría el '13', por más milagros que hubiera constatado bajo los palos de la portería del Atlético. Mucho menos, vestiría de amarillo.

Simeone es en ese sentido un témpano de hielo, comparado con las afecciones que Luis sufría ante la mera presencia de eso que en la cultura popular se ha considerado como elementos de la mala suerte (amarillo, número 13, romper un espejo, pasar por debajo de una escalera, derramar la sal...).

Pero, no es superstición. Se trata únicamente de una cuestión de preservación y cautela física. Cierto que '13' en la espalda.., y martes en día de partido. Sin embargo, el portero esloveno ya dejó claro en 2017 en Leverkusen -con una actuación formidable y '13' en su dorsal- que la fortuna no tiene los mismos códigos de comportamiento con él. 

 

En unas horas Simeone desvelará oficialmente si Oblak es titular o no frente al Leverkusen. Todo apunta a que no lo será. Ni siquiera entrenó ayer, y eso suele ser bastante sintomático cuando se trata del 'Cholo'. Incluso para un portero, que no requiere de las exigencias físicas de un jugador de campo.

Ivo Grbic demostró el pasado fin de semana ante el Celta de Vigo que se puede confiar en él. El cancerbero croata estuvo seguro. Pudo hacer más de lo que hizo en el gol de los vigueses, pero lo fundamental pasó por las intervenciones que mostró cuando el marcador señalaba 0-0 y salvó al Atlético de lo que pudo haber sido una historia muy diferente y, desde luego, bastante más dolorosa. Pero Grbic dio la talla, aportó seguridad, paró todo lo importante y, con ello, se ganó la confianza de la afición rojiblanca, del resto de sus compañeros de equipo y, de manera fundamental, del 'Cholo'.

Martes..., y '13'
Comentarios