martes. 25.06.2024
Riquelme, opción de futuro / Foto: @GironaFc
Riquelme, opción de futuro / Foto: @GironaFc

El partido que disputó el Atlético de Madrid en Girona tenía otro interés más allá de los tres puntos. En el equipo catalán hay dos jugadores que pueden tener su futuro escrito en el club madrileño. El primero, Rodrigo Riquelme, ya es propiedad del club, aunque no está claro que vaya a quedarse la próxima temporada en Madrid. El otro, Arnau Martínez, es el lateral que podría competir con Molina la próxima temporada. 

RIQUELME, CERCA DEL ATLÉTICO

El que más opciones tiene de estar la temporada que viene bajo las órdenes de Simeone es Riquelme. El canterano rojiblanco está siendo uno de los cedidos más destacados esta temporada, siendo indiscutible para Michel y generando hasta la fecha 4 goles y 2 asistencias. Ayer, tuvo una nueva oportunidad para lucirse ante su equipo, al igual que ya sucedió en el Metropolitano, aunque en esta ocasión no pudo ver puerta a pesar de su buena actuación. 

Riquelme fue una pesadilla para la banda de Molina, moviéndose constantemente para desajustar al Atlético en un momento del partido donde el Girona estaba siendo claramente superior gracias a una buena presión alta. Su peligro obligaba al Atlético a defenderle con dos jugadores y liberando a otros y compañeros de sus marcajes.

Las estadísticas de Roro ante el Atlético muestran un 93% de precisión en los pases, 2 remates y dos intercepciones. Buenas cifras para quien podría ser un fichaje a coste 0 para la temporada 2023/24. 

ARNAU, LA POSIBLE COMPETENCIA DE MOLINA

Si el futuro de Riquelme ya es incierto, el de Arnau no está mucho más claro. El lateral de 19 años es una de las opciones que maneja el club para completar un lateral derecho donde Molina se ha convertido en indiscutible. Sin embargo, no parece que vaya a ser una operación fácil para el equipo rojiblanco, por varios factores. 

Más allá del precio del fichaje, el de ayer fue un partido para comprobar el nivel de Arnau en un partido grande. Y no decepcionó. No es sólo que Arnau sea un buen lateral, es que su polivalencia es un punto positivo, moviéndose constantemente al centro del campo para ayudar en la salida de balón. De hecho, su lugar estuvo más por dentro que recorriendo la banda, aunque no pudo tener relevancia a la hora de buscar el gol que habría dado un punto a su equipo. Joven y con mucho recorrido, un fichaje que sería perfecto para el Atlético. 

Riquelme y Arnau: dos joyas en la conquista atlética de Montilivi