sábado. 01.10.2022

La 'doctrina Benzemá', la zona DOGSO y otros inventos de aplicación sesgada

Cada temporada el comité de árbitros explica a jugadores y entrenadores las nuevas normas que aclaran cuándo hay mano y cuándo no o cuándo se expulsa y cuándo no. La práctica deja esas explicaciones en agua de borrajas. El criterio arbitral lo acaban marcando las decisiones que afectan al Real Madrid y al Barcelona pero no se aplica a todos por igual.
El largo hombro de Benzemá / Foto: MA
El largo hombro de Benzemá / Foto: MA

Hace dos temporadas nadie entendió por qué una clara mano de Benzemá en el área de la Real Sociedad que acabó en gol no se anuló. Suposo la victoria y el liderato del Real Madrid en La Liga. Hasta ese momento eran mano todos los balones que tocaban en cualquier parte del brazo, desde los dedos hasta la clavícula, pero sólo unos días antes había entrado en vigor una nueva norma que establecía lo siguiente:

Faltas y conducta incorrecta: infracción y mano. Se ha fijado la línea que separa el hombro y brazo por la axila. Únicamente se señalará la mano accidental de un atacante o compañero de equipo si el contacto tiene lugar inmediatamente antes de marcar gol o de una ocasión manifiesta de gol. (regla 12).

LOS HOMBROS LARGOS Y LA DOCTRINA BENZEMÁ

De ese modo, todos nos enteramos por Benzemá de que el balón que golpea por encima de la línea del sobaco no es mano. Es lo que algunos llaman, 'la doctrina Benzemá'.  Desde entonces el jugador francés ha hecho uso de esa parte de la anatomía para marcar más goles, algunos fundamentales. En septiembre de 2021 el Madrid se llevó in extremis la victoria sobre el Valencia gracias a un gol de hombro (media manga, manga entera) de Benzemá. En ambos casos el jugador extendió el brazo para ganar espacio en el control del balón.

La mano que inauguró la doctrina Benzemá
La mano que inauguró la doctrina Benzemá

¿LOS HOMBROS DE JOAO FÉLIX Y SADIQ SON ANATÓMICAMENTE DISTINTOS?

Que la doctrina Benzemá funciona con Benzemá está claro. Es menos claro cuando afecta a otro jugador de otro equipo. Lo comprobó este sábado Joao Félix. Él luso también extendió el brazo para ganar espacio en el control. El balón también le golpeó en una zona limítrofe entre el brazo y el hombro, de dudosa asignación. Las imágenes no aclaran con líneas VAR la altura de la axila de Joao. Aún así el colegiado, a instancias del VAR, decidió anularlo.

El hombro de Joao al que no se aplica la doctrina Benzemá
El hombro de Joao al que no se aplica la doctrina Benzemá

En la temporada 20/21 el comité técnico de árbitros introdujo unas nuevas consideraciones sobre las manos que vienen al caso del gol anulado a Morata y del que se concedió posteriormente a Sadiq:

  • Si un jugador golpea el balón accidentalmente con la mano o el brazo e inmediatamente marca, ese gol será anulado. Esta situación se arbitraba de la misma manera la temporada anterior. Es el caso claro del gol de Sadiq, que no fue llamado a revisión por el VAR. 
  • Si el balón, después de tocar accidentalmente en un jugador en mano o brazo, es rematado por otro compañero y marca gol, este será válido. Este es el caso del gol anulado a Morata tras mano de Joao. Para anularlo el VAR no sólo tuvo que considerar que golpeó en el brazo y no en el hombro (algo indemostrable en las imágenes), sino que además consideró que la acción fue voluntaria.
  • Si a consecuencia de una mano accidental se genera una ocasión de gol o penalti, la jugada no será anulada. 

Aquí la propia explicación de los árbitros:

Esta modificación de la norma, demuestra que el criterio para la anulación del gol de Morata no fue sólo que el balón supuestamente impactara por debajo de la axila, puesto que el reglamento no anula la jugada de gol posterior si la mano no la pita el árbitro de primeras. El VAR (y luego el árbitro) tuvieron que considerar que el control con el brazo no fue accidental sino voluntario. Dos cuestiones que quedan a criterio arbitral y por tanto, así lo dicta la experiencia, se arbitra normalmente en contra de los intereses del Atlético.

LA ZONA DOGSO QUE SÓLO SE APLICA AL REAL MADRID

Es lo que ocurre también con la famosa zona DOGSO. Todos conocimos este término un día de febrero de 2021 en el que los medios madridistas salieron en tromba a justificar una polémica expulsión a un jugador del Atalanta a la que pocos daban crédito y que beneficiaba al Real Madrid. No se trata, en contra de lo que dijeron algunos de esos altavoces, de una norma del reglamento, pero sí constaba en una de esas circulares internas de los árbitros de 2017 y de la que nadie se había enterado hasta entonces a pesar de las muchas oportunidades que hubo para aplicarlo.

Circular nº3 (2017-18)
Circular nº3 (2017-18)

La zona DOGSO, "Denying an Obvious Goal Scoring Opportunity", que puede traducirse del inglés como "negar una oportunidad obvia de marcar gol" se aplicó estrictamente en aquella ocasión, pero hace sólo unos días, ante el Valencia, una ocasión aún más clara de Morata fue abortada con falta en sobre una de esas líneas que marca el DOGSO y con el delantero como último hombre en dirección hacia la portería. El árbitro expulsó a Correia sin dudarlo. Lo sorprendente es que fuera el VAR el que pidiera la revisión de la jugada. ¿Cuál fue el criterio para rebajarlo a amarilla? Desde luego no lo fue la aplicación de la zona DOGSO, que tuvo una vida muy corta y ceñida a justificar una roja que beneficiaba al Real Madrid.

La tarjeta roja evitada a Correia en el partido de Mestalla, la disparidad de interpretación en las manos de Sadiq y Joao Félix y la ausencia del VAR en penaltis claros sobre Giménez o Morata ante la Real Sociedad, unido al gol fantasma ante el Villarreal, entre otras acciones cuya interpretación siempre perjudicó al Atlético, da que pensar que esta Liga ha empezado con el criterio de convertir el campeonato en una lucha de sólo dos desde el principio.

La 'doctrina Benzemá', la zona DOGSO y otros inventos de aplicación sesgada
Comentarios