martes. 25.06.2024
Estadio Cívitas Metropolitano / Foto: Más Atlético
Estadio Cívitas Metropolitano / Foto: Más Atlético

Ha sido una de las sorpresas de la semana. El Atlético de Madrid ha anunciado que llevará a cabo una ampliación de capital por un valor de 70,8 millones de euros. Traducido, esta operación significa que el club ofrece a posibles inversores inyectar en la entidad hasta esa cantidad de dinero a cambio de 378.352 nuevas acciones, que equivalen, más o menos, a un 7,1% de la propiedad del club.

QUIÉN PUEDE ACUDIR A LA AMPLIACIÓN DE CAPITAL

Este tipo de decisiones normalmente no se toman sin que haya una previsión de compra. Por tanto, hay dos opciones, que los actuales accionistas sean los que inviertan ese dinero y aumenten así su participación en el club (además tienen preferencia en la compra de acciones), o que lo haga un nuevo inversor externo. 

La incógnita es, por tanto, cuál es la jugada que hay detrás de esta decisión. Oficialmente, el club pretende "dotar al club de la liquidez necesaria para que siga siendo competitivo y entre en el Top 10 de la UEFA". Pero más allá de esta justificación "deportiva" puede haber otros intereses empresariales. 

Lo más probable es que sea alguno de los actuales accionistas mayoritarios el interesado en acudir a la ampliación de capital. Actualmente, el socio mayoritario del club es la sociedad Atlético Holdco, con algo más del 70% de la propiedad. Holdco es el vehículo inversor donde tienen sus acciones el CEO rojiblanco, Miguel Ángel Gil (un 36% del total), el presidente, Enrique Cerezo (11%), y el fondo norteamericano Ares Managment (23,9). Fuera de Holdco, el empresario Israelí Idán Ofer, tiene un 27,8% de la propiedad a través de su empresa Quantum Pacific. El resto son pequeños accionistas.

OPORTUNIDAD PARA EL FONDO ARES

De los socios de Atlético Holdco, el más interesado podría ser el fondo Ares. Miguel Ángel Gil Marín, ya ha dejado claro que su futuro en la entidad está más en vender que en comprar, y tampoco se espera que Cerezo esté interesado en ampliar su participación, y menos en esas cantidades. Ares entró en la entidad al inyectar 120.8 millones en la ampliación de capital de 2021.

En aquel momento, Quantum Pacific renunció a aportar los 58 millones de euros que le hubiera permitido mantener el 32% de la propiedad que tenía entonces. Por esa razón, salvo cambio de estrategia, no se espera que el fondo israelí acuda en esta ocasión. Si Ares acude a la ampliación y no lo hace Quantum, el fondo norteamericano acabaría con más acciones que el israelí y, por tanto, Atlético Holdco tendría aún más peso en la sociedad.

También puede ocurrir que sólo se haga una compra parcial de acciones y el resto quede desierto. Y finalmente podría darse entrada a un nuevo inversor minoritario externo como primer paso para, quizás, aumentar su participación en el futuro si algún día Gil Marín decide deshacerse de sus acciones.

Incógnitas tras la ampliación de capital anunciada por el Atleti