jueves. 18.04.2024
Santi Mina, durante un partido / Foto: RCCELTA
Santi Mina, durante un partido / Foto: RCCELTA

El ex del Celta, David Goldar, el otro futbolista implicado, ha sido absuelto por el único delito que se le imputaba, el de cooperación necesario, que sólo solicitaba la acusación particular.  La Fiscalía defendía que se había producido un delito de agresión sexual y pedía para Mina una pena mayor, de ocho años de prisión mientras que la acusación particular solicitaba nueve años y seis meses. Al final los hechos se han tipificado como "abuso sexual" y no como "agresión sexual".

Este turbio asunto se remonta al 18 de junio de 2017. Según el escrito del ministerio público, Mina accedió en la madrugada del 16 de junio de 2017 a una caravana estacionada en las proximidades de una conocida discoteca de Mojácar (Almería). Dentro estaba el futbolista gallego David Goldar, y la mujer que denunció los hechos. Según la Fiscalía, Mina entró "completamente desnudo" y "con ánimo libidinoso para satisfacer su apetito sexual y a pesar de la manifiesta voluntad contraria de la víctima". El ya condenado salió de la caravana pero volvió a entrar para, según defendía la Fiscalía, perpetrar una agresión sexual. Sin embargo, la juez rebaja el delito de agresión a abuso sexual al  entender que Mina no actuó con violencia o intimidación, como sí consideró el fiscal.

La víctima aseguró sufrir ansiedad y secuelas por los hechos, un trastorno de estrés postraumático que habría afectado mucho a su vida cotidiana. Por su parte, Santi Mina declaró que todo era falso y se había tratado de una relación sexual consentida, que cuando denunciante le solicitó que parara él lo hizo, como ella misma confirmó, y que la denuncia sólo buscaba sacar dinero a los futbolistas.

El Celta ya le ha apartado del equipo y le ha abierto un expediente disciplinario, según manifiesta el club en un comunicado.

A raíz de la sentencia de la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Almería, emitida en la jornada de hoy, el RC Celta ha decidido la apertura de un expediente disciplinario al jugador Santiago Mina para dilucidar sus responsabilidades laborales a la vista de esta resolución. Por esta razón y de manera cautelar, se ha decidido apartar al jugador, provisionalmente, de los entrenamientos del primer equipo, sin perjuicio de que continúe realizando las actividades que al efecto le indique el club.

El RC Celta respeta el derecho de defensa del jugador, pero se ve en la obligación de tomar medidas frente a aquellos hechos que menoscaban de forma notoria la imagen del club y atentan directamente contra sus valores, mostrando una vez más su más absoluto rechazo hacia el delito tipificado en la resolución judicial.

Según la legislación española las condenas superiores a dos años implican la entrada en prisión. Mina tiene la opción de recurrir la decisión judicial.

Santi Mina, condenado por abuso sexual a cuatro años de cárcel