sábado. 01.10.2022

Vinicius y el racismo: una estrategia para manchar la imagen del Atlético

Un baile de Vinicius, una declaración de Koke sacada de contexto y un comentario racista en un show televisivo. Agítese en la coctelera antes de un derbi con la fuerza de todo el madridismo mediático. La salsa resultante aplíquese en las dos caras de una misma tostada. Por una cara para tapar la mala imagen de Vinicius, un jugador cuestionado por su actitud en el campo. Por la otra, la que cae boca abajo en el suelo, para ensuciar antes de un derbi la imagen del Atlético de Madrid y de su capitán Koke, que ni pinchan ni cortan en esta historia. Lo peor no es el espesor de la salsa sino que el ingrediente principal, la noble y justa causa de la erradicadión del racismo, se use con fines espurios.
Vinicius, antes de bailar / Foto: Real Madrid
Vinicius, antes de bailar / Foto: Real Madrid

En menos de una semana lo que era un simple baile sin trascendencia alguna se ha convertido en bandera mundial de la lucha contra el racismo en el fútbol, arrastrando por el camino del lodo a un Atlético de Madrid que no puso velas en ese entierro. La justa bandera la ondea ahora con fuerza el Real Madrid, con comunicado institucional y personal del jugador incluidos, pero existen dudas sobre las verdaderas intenciones del conjunto blanco a sólo unos días del derbi. Ni los hechos ni los antecedentes le acompañan.

POLÉMICA POR EL BAILE DE VINICIUS Y LAS DECLARACIONES DE KOKE

La secuencia de lo ocurrido arranca con una polémica en Mallorca el pasado domingo en la que la actitud provocadora y quejosa de Vinicius durante el partido queda simbolizada en lo más intrascendente, su baile al marcar. Informaciones en prensa y en televisión se hacen eco y muestran el provocador comportamiento del jugador en ese encuentro, reprochado incluso por sus propios compañeros. 

El Real Madrid, a través de sus medios afines, lanza una campaña en su defensa y en defensa de su samba goleadora. Koke cae en la trampa de los periodistas, que le preguntan por el asunto de cara al derbi y, sin intención ni malicia (“habría lío, seguro”), les da el material que necesitan para su campaña. Ahora el malo es Koke, al que en numerosos titulares, que sacan de contexto y malinterpretan sus declaraciones, tildan de incitador a la violencia. Es más, el Real Madrid aprovecha la situación pre derbi para azuzar esa idea. Hasta el diario catalán Sport fue contactado al respecto, y citó en una información fuentes del club blanco. El Real Madrid, temeroso del violento Atleti, es la idea que trasladó Sport con un apocalíptico titular:  “En el Real Madrid temen por Vinicius en el derbi”. Al mismo tiempo, Movistar eliminaba, sin explicación alguna, un vídeo crítico con Vinicius emitido días antes.

UN COMENTARIO RACISTA EN 'EL CHIRINGUITO' SOBRE VINICIUS

Un comentario racista en un programa de televisión, esa misma noche, acaba por generar el cóctel que convierte a quien a principios de semana era un provocador, en una víctima del racismo, la xenofobia y la violencia. Y en esa ola de indignación, en la que participan con buena intención personajes célebres y jugadores del fútbol internacional como Pelé, Neymar o Rafinha, se ensucia la imagen de Koke y del Atlético de Madrid, arrastrados por la coincidencia temporal del comentario y la declaración, algo que se refleja claramente en las redes sociales que hoy conforman buena parte de la opinión pública.

 

LOS COMUNICADOS DEL REAL MADRID Y DE VINICIUS MANTIENEN LA CONFUSIÓN

La reacción tanto del Real Madrid como de Vinicius, a unos días del derbi, no ha estado dirigida precisamente a aclarar la confusión. El club blanco ha difundido un comunicado institucional en el que “rechaza todo tipo de expresiones y comportamientos racistas y xenófobos (...) como los lamentables y desafortunados comentarios dirigidos en las últimas horas contra nuestro jugador Vinicius Junior.” Un texto que habla de “comentarios” “en las últimas horas” en plural y en el que no cita en ningún momento al único autor responsable de la expresión racista. De esa forma la confusión continúa y el derbi sube otro grado su temperatura.

El comunicado del jugador, obviamente escrito por los responsables del club, ha ido en la misma línea o peor. Tampoco Vinicius cita al autor de la expresión racista. Pero no sólo eso, mezcla intencionadamente el racismo con la polémica del baile en la que participó Koke sin quererlo. “Fui víctima de xenofobia y racismo en una sola declaración. Pero nada de eso empezó ayer. Hace semanas empezaron a criminalizar mis bailes.”, dice Vinicius en un vídeo. “No suelo venir públicamente a rebatir las críticas. Me atacan y no hablo. Me alaban y tampoco hablo. ¡Yo trabajo! Trabajo mucho.” “Criminalizar”, de crimen, no es una palabra elegida al azar.

¿UNA ESTRATEGIA DE DISTRACCIÓN Y PRESIÓN ANTES DEL DERBI?

Esa ambigüedad, ese acusar sin citar justo antes del derbi, parece perfectamente calculado. Una falsa polémica sobre los bailes de Vinicius aderezada con un comentario racista que limpia la imagen del jugador y sitúa en el Atlético la responsabilidad de haber calentado, supuestamente, el partido. Una estrategia de distracción y presión que ya usaron en el último derbi, con la complicidad de los medios, con otra falsa polémica sobre el pasillo, la deportividad, el señorío y los valores.

Ahora, todos los focos van a estar puestos el domingo no sólo en el gol que muchos ya han dado por hecho que marcará Vinicius antes de jugar. Va a estar sobre cada falta que reciba si juega; en cada pitido que escuche; en cada gesto racista que surja de algún sector de las recalentadas, y no siempre bien educadas, gradas del Metropolitano.

LOS ANTECEDENTES DEL REAL MADRID SIEMBRAN LA SOSPECHA

Esta es la primera vez que el Real Madrid lanza un comunicado institucional denunciando e incluso reservándose acciones legales por el tema del racismo, aunque tuvo otras oportunidades para hacerlo y no lo hizo. La más reciente hace sólo dos meses cuando Militao denunció insultos racistas en sus redes sociales tras colgar una foto en la que aparecía el central brasileño junto a sus compatriotas Vinicius Júnior y Rodrygo Goes, celebrando un gol con el equipo merengue. Protagonistas similares, hechos similares, cero comunicados oficiales.

En marzo tampoco lo hubo cuando se escucharon insultos racistas contra el jugador Peter Federico en la Youth League. Fue la UEFA la que intervino sancionando al Atlético de Madrid por culpa de un grupo de seguidores rojiblancos.

Tampoco lo hubo cuando en octubre de 2020 Vinicius recibió graves insultos racistas mientras era sustituido en el Camp Nou. Sí lo hizo LaLiga, que mandó el caso a la Fiscalía. 

Tampoco hubo corrección pública ni, que se sepa, privada cuando su propio jugador Dani Carvajal llamó “puto mono de mierda” al colombiano del Levante Lerma (de raza negra), en 2017. Lo denunció la ESPN colombiana usando imágenes de Movistar para leer en sus labios. El caso nunca se llegó a investigar, por supuesto. El racismo fue entonces un asunto sobre el que era mejor no hablar ni polemizar. Let it be, que diría Paul Mc Cartney, debió ser la consigna en las oficinas del Bernabéu.

REAL MADRID-ATLÉTICO, UNA RELACIÓN DETERIORADA

Esta vez no ha sido así. El Atlético ha preferido no darse por enterado, no ha querido aumentar más esta polémica artificial. “Somos personas y esta es la sociedad que tenemos” respondió Simeone, evitando profundizar sobre el asunto en la rueda de prensa previa al derbi, a una pregunta de MÁS ATLÉTICO. Pero en el Metropolitano son conscientes del deterioro de la relación con el máximo rival, especialmente desde el fiasco de la Superliga. 

Hace tiempo que Florentino Pérez y Miguel Ángel Gil no se hablan, como reconoció el presidente madridista en el mismo programa donde ahora denuncia, sin nombrarlo, expresiones racistas contra sus jugadores. “Con el Atlético me relaciono con… con el presidente (Cerezo)”, reconoció Pérez a su amigo Josep Pedrerol en la última entrevista que le concedió en junio.

Pero desde entonces ha habido más polémicas entre ambos clubes, tanto reales como ficticias. La felicitación del Atlético por carta pero no por redes al Real Madrid por su título de Liga, la no realización de un pasillo a sus jugadores, la pancarta del Metropolitano, los desprecios de Courtois a su ex equipo o la ruptura del pacto de no agresión por parte del Real Madrid. Sobre la última que nos ocupa, que ha llegado vestida de racismo, habría que preguntarse si también viene acompañada de los complementos de la hipocresía y de la mala intención. Bienvenido sea el Real Madrid a la causa antirracista, pero esta sólo es útil y creíble si se pone el foco en los responsables con nombres y apellidos.

LA CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS

Domingo 11 de septiembre: Vinicius marca ante el Mallorca y baila una samba a su afición. Esa noche Vinicius y el streamer Ibai Llanos se vacilan mutuamente en las redes sociales a cuenta del baile.

Al mismo tiempo, esa noche trascienden algunas quejas del vestuario mallorquinista por comportamientos provocadores del jugador, que les habría espetado frases como "sois muy malos" o "¿qué os creéis que vais a ganar?", reseñando que hasta el propio Carlo Ancelotti pidió a los mallorquinistas que no entraran en las provocaciones de su jugador.

Lunes 12 de septiembre: La prensa se hace eco de esas quejas y el programa de Movistar, 'El Día Después', emite un reportaje del partido que pone imagen y voz al comportamiento de Vinicius. A las continuas faltas del Mallorca, Vinicius responde con protestas, enfados y gestos a árbitros y rivales. Hasta el punto de que sus compañeros, su entrenador y hasta los jugadores del Mallorca le llaman la atención para que se calme y se centre en jugar. 

Martes 13 de septiembre: El Real Madrid reacciona y traslada a los medios las quejas del jugador por las faltas que recibió del Mallorca y por unas palabras, “pégale, pégale”, que supuestamente habrían pronunciado el ‘vasco’ Aguirre, refiriéndose a él. El debate sobre los bailes del jugador se instala en algunos foros.

Mientras, el vídeo de El Día Después, que cuelga todos sus reportajes en sus redes sociales, se hace viral.

 

Jueves 15 de septiembre. Un programa de Movistar entrevista a Koke. La periodista tiene un tema principal para él: el baile de Vinicius. “Si al final marca un gol y decide bailar pues es lo que ha querido hacer. ¿Que si lo entendería? Pues cada uno tiene su forma de ser y celebra los goles como quiere.” responde Koke sin dar importancia al asunto. La periodista insiste y orienta la respuesta. “¿Y tú entenderías a la afición del Metropolitano? Porque seguro que habría respuesta…” “Pues habría lío seguro” responde Koke entre risas. “Lo más normal”, continúa para restarle trascendencia.

La prensa más próxima al madridismo recoge las declaraciones, las saca de contexto y lo convierten en poco menos que una amenaza e incitación a la violencia. “Koke avisa a Vini” (Marca), “Koke manda una advertencia a Vinicius” (El Español), “Koke calienta el derbi” (Ok Diario), “Empiezan a jugar sucio” (Defensa Central). Titulares que se recogen por parte de la prensa sensacionalista internacional con tintes aún más escabrosos.

Viernes 16 de septiembre: Se extiende la polémica sobre las declaraciones de Koke. De madrugada el asunto es objeto de un acalorado debate en el show televisivo para madridistas, “El Chiringuito de Jugones”, que dirige Josep Pedrerol, el periodista mejor conectado con Florentino Pérez. El tertuliano Pedro Bravo, hace un desafortunado comentario racista. “Lo que tienes que hacer es respetar a tus compañeros de profesión y dejar de hacer el mono”. 

Durante ese día, se mezclan en las redes los reproches al comentario racista de Bravo con los referentes a las palabras de Koke, en ocasiones como si fueran una misma cosa.

Movistar retira de todas sus redes sociales el vídeo crítico con Vinicius, sin dar explicaciones.

Esa noche el Real Madrid emite su comunicado, rechazando el racismo y los “comentarios”sufridos por el jugador, sin especificar quién. Anuncia posibles medidas legales.

Al mismo tiempo, Vinicius publica su propio videocomunicado en términos similares.

Vinicius y el racismo: una estrategia para manchar la imagen del Atlético
Comentarios