viernes. 30.09.2022
Real Sociedad 1-1 Atlético de Madrid

Atlético y Real Sociedad empatan en un partido decidido por el arbitraje

Partido vibrante en Anoeta, intenso y con alternativas que acabó en tablas. Un resultado que se decidió al margen de los merecimientos de los equipos. Fue el equipo arbitral, con sus polémicas decisiones, el que determinó el empate a uno final entre el Atlético de Madrid y la Real Sociedad.
Llorente, uno de los destacados del Atleti / Foto: ATM;
Llorente, uno de los destacados del Atleti / Foto: ATM;

No fue el mejor partido del Atlético de Madrid. Nunca estuvo cómodo en un encuentro en el que, como se esperaba, no tuvo el dominio pero en el que  nunca perdió la cara. Tampoco la Real Sociedad puede reclamar haber sido dueña del encuentro. Las tablas en el marcador reflejan probablemente los merecimientos de ambos conjuntos sobre el terreno de juego, más allá de que el Atlético tuviera más y mejores oportunidades que Remiro, que para eso está, se encargó de conjurar. Pero el resultado bien pudo ser otro si el equipo arbitral formado por Soto Grado en el campo y Jaime Latre en el VAR hubieran tenido una actuación tan equilibrada como la que mostraron los jugadores. 

Los aciertos del portero, los fallos propios en el remate y la indescriptible actuación arbitral privaron al Atlético de los tres puntos y ya se distancia a cinco de la cabeza de la Liga. No cumple la ruta prevista por Simeone que antes del inicio del campeonato afirmó que la clave estaría en ganar el máximo de puntos posibles antes del parón del Mundial.

LOCURA ARBITRAL EN ANOETA

"Vienen a darnos charlas y lo hacen diferente a lo que nos dicen". La queja de Koke nada más terminar el partido refleja muy claramente lo ocurrido en el campo con los árbitros. Apenas un minuto antes del final Soto Grado se apresuró a pitar falta al borde al área realista sin dejar ley de la ventaja. La jugada terminó en gol de Correa a pase de Koke, pero la infracción anterior ya estaba pitada. Hubiera sido el 1-2 de haber sido correctamente arbitrada la jugada. No era la primera situación en la que el Atleti salió perjudicado en la comparación. El colegiado anuló el 0-2 al Atleti por una supuesta mano absolutamente indemostrable a tenor de las imágenes que mostró el VAR, que llamó a revisión al colegiado. En cambio, no lo hizo en el gol del empate de la Real pese a que se observa claramente como el balón golpea en la mano de Sadiq antes de entrar en la portería. Esto respecto a jugadas que afectan directamente al resultado porque el reparto de tarjetas y faltas no pitadas desquició a los jugadores rojiblancos.

PRIMERA PARTE CON EL ATLETI ENCHUFADO DESDE EL INICIO

Todo análisis del partido queda desvirtuado sin estas consideraciones arbitrales, pero en lo deportivo se vivió un encuentro vistoso por intensidad y rapidez desde el comienzo. Primera parte en la que el Atleti salió ganador desde el principio con un Morata enchufado. Desde el minuto 4. Contraataque lanzado por Llorente que centra a Joao Félix dentro del área. Desvió Ramiro a córner su disparo. El lanzamiento de Koke, casi gol olímpico, golpeó en el palo y el rebote lo cazó Morata para marcar el primero, tercero de su cuenta anotadora. 

Con el paso de los minutos el partido se volvió bronco, con la grada apretando al árbitro, Soto Grado, incapaz de controlar el partido. Ligero, como de costumbre, con las tarjetas a los rojiblancos. Perezoso con las que merecían los blanquiazules, que otra jornada más, torturaron los tobillos de Joao Félix con impunidad. 

Con el gol dio el Atleti un paso atrás, o la Real un paso adelante guiado por Ali Sho en ataque. El jugador de 18 años resultó imparable para LLorente y Giménez. Por momentos entraba la Real como cuchillo en mantequilla hasta las inmediaciones del área a cada pérdida rojiblanca. Así llegaron dos buenas ocasiones para los realistas, incluido un disparo al palo. 

Se revolvió el Atleti con las carreras de Morata. Fue el mejor subiendo metros con el balón y el mejor rematándolo. Suyo fue también el que parecía el segundo gol, que llegó igual que la jugada que dio pie al primero. Subida de Llorente, centro a Joao, que controla pero no marca. El rebote lo aprovechó Morata para anotar... Hasta que el VAR revisó la jugada porque Joao controló con una zona entre el brazo y el hombro. Ninguna imagen puede demostrar que fue más mano que hombro. A pesar de ello el árbitro decidió anular el gol. Nuevas reglas, mismas dudas. El caso es que antes de esa jugada hubo un posible penalti a Giménez del que no hubo repetición en televisión ni alerta del VAR. El propio Giménez remató fuera momentos después un cabezazo franco a pase de Carrasco. Antes del final de la primera parte el uruguayo disparó a puerta desde fuera del área, un trallazo que Remiro desvió al larguero. Fueron los mejores momentos del Atlético. 

La supuesta mano que sí pitó el árbitro / Imagen: Movistar
La supuesta mano que sí pitó el árbitro / Imagen: Movistar

PRIMEROS CAMBIOS PARA ARRANCAR LA SEGUNDA PARTE

Saúl y De Paul se bregaron en la presión. El ilicitano estuvo en todas partes, apoyando en su banda y en la contraria. No siempre ganó los duelos y se ganó pronto una amarilla. Por eso Simeone lo cambió al descanso para dar entrada a Kondogbia en el eje y adelantar a Koke. Imanol también dio entrada a un futbolista. Debut de Sadiq en ataque, por un irrelevante Sorloth.

Sadiq no tardó en mostrar sus virtudes conduciendo el balón y rematando. Forzó una falta al borde del área en su primera intervención que terminó sin peligro. 9 minutos después marcó el gol del empate de cabeza y marcó otro más que no subió al marcador por fuera de juego claro. El que sí subió al marcador lo consiguió de cabeza pero con ayuda inmediata del brazo. El VAR no lo anuló en esta ocasión, ni siquiera pidió al colegiado que lo revisara. Sigue sin entenderse un reglamento que parece funcionar según el equipo que comete la infracción. El gol era, en cualquier caso, el resultado del juego porque la Real comenzó la segunda parte mandando, presionando arriba y ganando los duelos.

La mano de Sadiq que subió al marcador / Imagen: Movistar
La mano de Sadiq que subió al marcador / Imagen: Movistar

EL MINUTO DE GRIEZMANN, SE ACELERA EL PARTIDO

En el 62 llegó el minuto Griezmann. El francés salió por De Paul, para ocupar su posición por detrás de los delanteros. Con su entrada se abrió el partido. Reinildo fue el seguro en defensa. Morata el que percutía en ataque, pero sin ocasiones claras en ningún bando. El colegiado continuó desquiciando a los jugadores atléticos. Lo pagó Morata con tarjeta por sus protestas al ver que no le pitaba ni una de las constantes faltas que le hacían. Joao Félix se mostró impotente como antaño, cansado de las decisiones arbitrales y de que no le saliera ni una. Al madrileño lo tuvo que retirar Simeone por Correa a ver si al argentino le pitaba alguna. La que sí tuvo Correa fue una oportunidad clara ante Remiro que definió mal. El rebote llegó a Joao pero su disparo golpeó en un defensa.

Más clara la tuvo en el 98 otra vez Joao Félix, pero Remiro salvó el gol cantado y Koke no acertó a rematar el rechazo a portería. El final del encuentro dejó ese sabor amargo del gol fallado pero también el susto de Oblak, que tuvo que ser sustituido por Grbic por un golpe que recibió en una acción defensiva de Reinildo. A la espera de saber si se trata sólo de un golpe o si el alcance de la lesión pone en peligro su participación en el  próximo encuentro de Champions contra el Oporto.

Atlético y Real Sociedad empatan en un partido decidido por el arbitraje
Comentarios