jueves. 18.04.2024
Real Sociedad 1-2 Atleti

El Atleti se gana la tercera plaza y acaba dulce la temporada

El Atlético de Madrid ha conseguido el objetivo de mantener la tercera plaza del campeonato liguero tras vencer a la Real Sociedad por 1-2, en un encuentro que ofreció las dos opuestas versiones que el Atleti ha tenido como norma durante toda la temporada.
Carrasco disputa un balón / Foto: ATM
Carrasco disputa un balón / Foto: ATM

El Atleti acaba la temporada de forma ilusionante. Se ha hecho esperar esta versión del equipo pero finaliza la campaña con la sensación de que hay mimbres para hacer algo más, que se han tomado unas vacaciones pero que han vuelto. Al menos esta versión mejorada del Atleti ha servido para evitar bajar del tercer puesto, el suelo que ha tenido el club en estas 10 últimas temporadas. Se puede pelear por más pero al menos han sabido guardar el lugar de privilegio que otorga el podio liguero. Con este resultado el único pecado reprochable al conjunto rojiblanco es haber dejado de competir la Liga ya en diciembre.

Aún así no ha dejado de estar presente en este partido el mayor vicio de la temporada, ese incomprensible castigo de no presentarse a los partidos en la primera parte. Ha sido una norma todo el año y la sorpresa habría sido que eso no ocurriera en la última jornada. Es tan evidente esa situación que no es fácil decir si es contumaz error o estrategia. El caso es que también se cumplió la norma frente a la Real Sociedad. El Atleti sí intentó poner velocidad, jugar al toque con rapidez tras la pérdida del rival, llegar arriba en pocos toques, pero por alguna razón no le llega en las primeras partes.

La Real Sociedad no se lo facilitó, desde luego. El equipo de Imanol salió intenso y dominador pese a no jugarse nada en este encuentro. Para ellos el control del balón, para el Atleti la contención atrás, bien colocados, pero sin la velocidad a la hora de sacar el balón jugado. La Real, conocedora de esa estrategia, ha trabajado con fiereza la recuperación tras pérdida. En ocasiones con dureza. Con Gil Manzano en el campo, lo sorprendente es que las dos primeras amarillas se las ganara la Real, fruto de esa intensidad algo desbocada.

El Atleti no tiró a puerta en los primeros 45 minutos. Sí gozó de ocasiones la Real, y claras. La primera en el 29. Sorloth rebasó a Reinildo (y era la segunda vez) y cedió el balón a Rafael en el área pequeña , pero el atacante se nubló al encontrarse de frente con Oblak y el poste.

Reinildo, puro oficio, decidió que esa era la última vez que se le marchaba el noruego. Eso le llevó a arriesgar al límite en una jugada en el 38 que a punto estuvo de costarle la expulsión. Sorloth se disponía a encarar sólo a Oblak tras superar a Felipe y el mozambiqueño llegó por los pelos a desviar el balón y, de paso, un poco la pierna. El VAR revisó la jugada sin consecuencias.

Pero la jugada más peligrosa llegó minutos después fruto de la presión sobre Savic, quien teniendo opciones de pase decidió esperar a no se sabe muy bien qué. Le robaron la cartera y Rafael, otra vez sólo ante Oblak, mandó el balón fuera.

La segunda parte, como está escrito en el guión de la temporada, fue muy distinta. En sólo un minuto el equipo de Simeone mostró más peligro que en todo el primer tiempo. Nada más arrancar, disparo al larguero de Cunha y seguidamente un disparo desde la frontal de De Paul desviado por Remiro. Las sensaciones estaban cambiando radicalmente y solo 5 minutos después llegó el golazo de De Paul con un disparo desde fuera del área tras dejada de Griezmann para su remate. De Paul, ese jugador al que hemos esperado hasta los últimos partidos y que parece despertar. Esta temporada ha acabado con tres goles.

La tuvo también Griezmann poco después con el Atleti superando a la Real en todas las líneas, pero el francés está negado ante el gol. Recibió un balón tras jugada magistral de Carrasco pero sólo ante el portero la estrelló en el cuerpo de Remiro. No marca pero su papel bajando a recoger el balón y enlazando con los extremos y delanteros, da mucha vida a este Atleti.

El partido cogía vértigo con la Real volcada en ataque buscando el empate y el Atleti bien parado, con un Felipe soberbio en el último corte y con Kondogbia rebañando balones en el centro del campo y lanzando las contras. No solo encontraron los espacios, sino también la velocidad y el criterio que faltó en la primera parte.

Pero fue en un ataque estático cuando logró Correa el segundo gol en una magnífica jugada coral, de esas que nos hacen pensar que el Atleti tiene más calidad de la que muestra habitualmente. Recibió Koke de Carrasco en el interior del área y se la dejó muerta en un control exquisito para que Correa marcara a la izquierda de Remiro. El argentino se convierte con este gol en el máximo goleador del Atleti con 12 tantos. Koke es otro de los que ha comparecido en el último tramo de la temporada beneficiado por la posición más adelantada que le permite la presencia de Kondogbia por detrás como maestro supremo de la guadaña.

No había lugar a la relajación. El Sevilla marcaba su gol en el 72 de modo que no quedaba otra que conseguir la victoria. Pero hasta el 79 no llegó la primera jugada de peligro de la Real en esta segunda parte, un disparo desde el borde del área de Januzaj que se fue fuera por muy poco.

Luis Suárez tuvo unos minutos finales para despedirse de esta Liga. También Lemar, tras salir de lesión, pero apenas tocaron ya la pelota. La Real insistió hasta el final. En el 92 Guridi marcó el 1-2 al cazar el despeje de Oblak a una peligrosa falta al borde del área lanzada por Januzaj. Aquí acabó el partido y la temporada, con un sólo minuto de sufrimiento final.

El Atleti se gana la tercera plaza y acaba dulce la temporada