martes. 25.06.2024

Sólo una buena noticia entre los lesionados en Brujas

José María Giménez fue sustituido en el descanso con molestias. Unos minutos antes, Marcos LLorente se echaba al suelo negando con la cabeza y pidiendo el cambio mientras se tocaba el muslo. Ambos ya tienen parte médico y sólo uno con buenas noticias
Giménez piensa en el Girona / Foto: IG
Giménez piensa en el Girona / Foto: IG

El primero en caer en el partido que el Atlético de Madrid disputó en el Jan Breydelstadion ante el Brujas fue Marcos LLorente. Tendido en el suelo pidió el cambio en el minuto 30 y salió cojeando.

MARCOS LLORENTE, DE 4 A 5 SEMANAS

Las pruebas realizadas este martes en la Clínica Universitaria de Navarra confirman lo que se esperaba:  una rotura fibrilar que en condiciones normales supone una baja de entre 4 y 5 semanas. Esto quiere decir que el Atlético pierde a Llorente para lo que resta  de la campaña previa al Mundial de Catar, al que el jugador podría llegar algo justo si evoluciona bien de su lesión.

El madrileño pierde el paso justo cuando la nueva disposición táctica del Cholo Simeone le concedía un mayor protagonismo en la zona de ataque del Atlético. Frente al Sevilla y en los minutos que pudo disputar ante el Brujas, se le ha visto bien compenetrado con Nahuel Molina y más peligroso con espacios. Su lesión interrumpe ese proceso de mejora y vuelve a dejar un problema a Simeone, que no tiene un sustituto en esa posición con las mismas características de potencia y velocidad.

JOSÉ MARÍA GIMÉNEZ, SÓLO UN SUSTO

El otro caso, caso aparte, es el de Jose María Giménez. Cada vez que juega un partido los aficionados atléticos se preguntan en bajito en qué minuto va a notar un pinchazo. En el tramo final de la primera parte ya se le vio echándose la mano al muslo y todos nos temimos lo peor. Continuó hasta el descanso pero no salió en la segunda parte. La dupla formada por Savic y Giménez, que tanta seguridad da al equipo, se volvía a romper apenas un partido y medio después de su regreso.

La buena noticia es que, afortunadamente, sólo fue un aviso. El charrúa no tiene mayores problemas y se ha incorporado a los entrenamientos. Él mismo observará la evolución de esas molestias que le aquejaron durante el partido pero su objetivo es jugar el partido del próximo sábado frente al Girona en el Estadio Cívitas Metropolitano. Así al menos lo ha dado entender con una publicación en su Instagram en el que aparece entrenando con la mente puesta, insinúa, en Girona.

Sólo una buena noticia entre los lesionados en Brujas