viernes. 30.09.2022

Trata de no emocionarte después de esto...

Quien no sienta escalofríos, no tiene sangre en las venas. Trata de no sentir nada. Carta de un padre sevillano a su hijo pequeño, hincha del Atleti, tras el empate del Atlético ante el Granada. La titula, 'El mejor equipo del mundo'. 

Antonio con su mochila, camino del colegio
Antonio con su mochila, camino del colegio

El mejor equipo del mundo

Entreabro la puerta de tu cuarto y, pese al enfado que tenías hace un rato por el empate con el Granada, sigues vistiendo la camiseta del Atleti. Al igual que mañana llevarás, como cada mañana pase lo que pase, la mochila con ese gran escudo con el oso y el madroño presidiendo tu espalda de camino a un colegio donde eres el único colchonero.

Jamás has oído hablar ni del OFI Creta ni del Poli Timișoara… Pero son nombres que han escrito renglones en la historia de nuestro equipo. Como también lo hicieron aquellos partidos con el Universidad de Las Palmas en Segunda División o aquella Liga de las Televisiones Autonómicas que ganamos en 1994 y que deja en una anécdota el recurrente chascarrillo de la Intertoto.

Antonio, con su abuelo de la mano
Antonio, con su abuelo de la mano

Y pese a desconocer estos pasajes, a tus 8 años sabes con claridad qué es este equipo, pese a que el Atlético de Madrid que conoces es tan diferente al de hace tan poquitos años.

Hemos recuperado el lugar que nos correspondía. Y te sabe a poco. He visto cómo has sufrido y he pensado una y otra vez si es necesario (sentimiento animado además por estas corruptelas que empujan a seguir siendo fieles a ese lema de que no nos gusta el fútbol… pero el Atleti, sí).

Hemos recuperado el lugar que nos correspondía. Y te sabe a poco.

He visto cómo has sufrido y he pensado una y otra vez si es necesario (sentimiento animado además por estas corruptelas que empujan a seguir siendo fieles a ese lema de que no nos gusta el fútbol… pero el Atleti, sí).

Pero al igual que te ha dolido, has comprendido lo que es este sentimiento mejor que yo. Cuando para ti lo más fácil y natural sería ser de uno de los dos equipos de tu ciudad (Sevilla) me has enseñado que cuando celebras un gol en el minuto 100 contra el Espanyol al borde del sollozo y abrazándome y cantando como si nos fuera la vida en ello no es por la victoria, sino porque estamos celebrando (y compartiendo) lo que somos.

Pero al igual que te ha dolido, has comprendido lo que es este sentimiento mejor que yo. Cuando para ti lo más fácil y natural sería ser de uno de los dos equipos de tu ciudad (Sevilla) me has enseñado que cuando celebras un gol en el minuto 100 contra el Espanyol al borde del sollozo y abrazándome y cantando como si nos fuera la vida en ello no es por la victoria, sino porque estamos celebrando (y compartiendo) lo que somos.

Al igual que con aquella sonrisa pícara que me regalaste profundamente dormido la noche que me acerqué a tu oído para decirte que los juveniles del Niño Torres −cuya  camiseta te sirve hoy de pijama− acababan de eliminar al Madrid en la Youth League.

Cuanto te han asaltado las lágrimas en alguna ocasión por la culpa colchonera te he preguntado (con la boca chica) si merece la pena seguir perteneciendo a esta tribu. Lo hice aquella tarde en el Villamarín después de aquel penalti no pitado a Morata, tras la eliminación con el Leipzig en Champions, en cada caída en la Copa del Rey…

Y la orgullosa respuesta siempre ha sido la misma, convencido de que no necesitas ganar la Liga todas las temporadas ni trece (ni una) Champions.

Antonio, en su colegio
Antonio, en su colegio

Cuanto te han asaltado las lágrimas en alguna ocasión por la culpa colchonera te he preguntado (con la boca chica) si merece la pena seguir perteneciendo a esta tribu. Lo hice aquella tarde en el Villamarín después de aquel penalti no pitado a Morata, tras la eliminación con el Leipzig en Champions, en cada caída en la Copa del Rey… Y la orgullosa respuesta siempre ha sido la misma, convencido de que no necesitas ganar la Liga todas las temporadas ni trece (ni una) Champions: “Papá, soy del mejor equipo del mundo”. Orgullo, pasión, sentimiento.

Trata de no emocionarte después de esto...
Comentarios