martes. 28.05.2024
Lemar y Limo se abrazan tras el primer gol rojiblanco / Foto: ATM
Lemar y Limo se abrazan tras el primer gol rojiblanco / Foto: ATM

No ha empezado de la mejor manera el Atlético de Madrid su gira de pretemporada. Ante el que se presupone como el rival más asequible, los de Simeone terminaron perdiendo tras dos mitades donde se pudo ver lo mejor y lo peor que presenta la plantilla colchonera.

El Atlético saltaba al campo con un once más que titular, contando con Griezmann, De Paul, Koke o Azpilicueta.

La primera parte fue un sinfín de oportunidades rojiblancas para marcar gol. De hecho, uno de los más cuestionados, Thomas Lemar, sería quien anotaría el primer tanto, tras una gran contra en la que le acompañó Antoine Griezmann. Más allá de aquello, los rojiblancos tuvieron hasta tres ocasiones de sumar más goles a su casillero.

Fue Álvaro Morata, el delantero que vive en una discusión permanente sobre su rendimiento, quien vio cómo le anulaban tres goles por fuera de juego, dos de ellos bastante justos, hay que decir.

Pero es que, más allá de las otras tantas jugadas anuladas por posición antirreglamentaria del español, también se encontró con el larguero a la salida de un córner, misma acción que sufrió poco después su compañero Savic. 

Lo que sí quedaba claro es que Samu Lino, que actuó como carrilero por la izquierda, fue el mejor. Un puñal por banda que supo combinar con Griezmann y De Paul. De hecho, en una jugada entre ambos estuvo cerca de llegar el segundo tanto rojiblanco, aunque una gran parada del portero coreano evitó el gol. Hasta aquí un partido, porque tras el descanso hubo una puesta en escena totalmente diferente.

SEGUNDA PARTE

Simeone cambió a todos los jugadores y, siendo sinceros, el nuevo onve fue una calamidad. Riquelme de delantero y Carlos Martín de carrilero, ambos fuera de posición. Ese es el ejemplo del desorden en el que vivió el Atlético en la segunda mitad.

Una segunda parte descafeinada que comenzó con una mala salida de Gomis en un centro que supuso el empate. Cuando los minutos pasaban y, sinceramente, no ocurría absolutamente nada, Carlos Martín anotaba el 1-2 a falta de cinco minutos, dejando el partido casi sentenciado…, pero no fue así.

Mouriño, que había sido una roca hasta ese momento, cometió un penalti más que discutible, poniendo en bandeja el 2-2.

Cuando todo parecía que el partido terminaría con empate, un disparo desde fuera del área de Lee Son daba la victoria a los coreanos en el minuto 94. De esta manera, un Atlético más que plano en la segunda mitad perdía en su primer test de la pretemporada, con dos caras bien opuestas y con una cosa clara: el 'Plan A' no tiene un 'Plan B' fiable.

Agridulce estreno del Atlético en pretemporada