sábado. 24.02.2024
Once titular del Atleti / Foto: ATM
Once titular del Atleti / Foto: ATM

JAN OBLAK: Dubitativo

Se mostró en su línea de 'muro' en un par de remates del Madrid, que salvaron ocasiones muy peligrosas (especialmente, una contra Ibrahin). La nota negativa es que se mostró dubitativo en todos los balones por alto, cada vez que la jugada demandaba salir debajo de los palos.

RODRIGO RIQUELME: Desafortunado

Ibrahim pudo con el canterano rojiblanco los 45 minutos que 'Roro' estuvo en el campo. Simeone lo cambió hasta en dos ocasiones de posición y banda para intentar que le encontrara la medida al juego, pero ni por esas, no estuvo afortunado el chaval.

MARIO HERMOSO: Copa del Rey

Sin delanteros blancos que marcar como referencia, tampoco se mostró afortunado en la salida de pelota. Brahim pudo con él y con Riquelme en la primera mitad. Mejor en la segunda. Pensaba más en la Copa que en LaLiga. Aún con todo, casi anotó un golazo de cabeza, que evitó Lunin con la parada del partido.

AXEL WITSEL: El mejor

El belga fue la única buena noticia en la defensa del Atlético de Madrid. La zaga rojiblanca se mantuvo en la misma línea de debilidad e imprecisión que viene demostrando toda la temporada. Firme y seguro en los cruces, salvador corrigiendo los fallos de sus compañeros y eficaz en la salida jugada del balón.

STEFAN SAVIC: Incapaz

Muy mal en casi todo lo que hizo. Sin marca fija a quien seguir, no fue capaz de comprender las dinámicas al espacio en que se movieron los delanteros del Madrid. Incapaz de pasarle la pelota a cualquier compañero que vistiera la misma camiseta que él. Le anularon injustamente un gol. Puede que por esa mala conciencia del árbitro, poco después lo amnistiaran en un estúpido penalti que el montenegrino se jugó al derribar a Bellingham.

SAÚL ÑÍGUEZ: Nulo

Un partido más demostró que es un espectro del futbolista que hace muchos años dejó de ser. Para colmo, el asistente de Sánchez Martínez usó de excusa a Saúl para robarle un gol al Atleti -el que debiera haber sido el 1-1, por gol de Savic-, y estuvo a punto de completar el espantoso partido con un posible penalti que se jugó el ilicitano defendiendo a Lucas Vázquez. Tuvo, además, una clara de cabeza rematando solo a un metro de la puerta de Luni, pero la echó fuera.

MARCOS LLORENTE: Redimido al final

Marcos fue uno de los jugadores rojiblancos que peor partido realizó, como si estuviera desconectado en cada jugada. Pero llegó el último minuto del descuento y marcó de cabeza el gol del empate final, y eso lo redimió: no sólo dio el punto a los rojiblancos, también proporcionó el placer de marcarle al Real Madrid en el minuto 93.

RODRIGO DE PAUL: Asfixiado

Llevaba muchos partidos el argentino siendo de lo mejor del Atlético, derrochando fuerza, juego y último pase. Tantos partidos seguidos, quizá, que frente al Madrid a partir de la hora de juego ya no podía ni dar un paso. Suplicaba por que lo cambiaran y eso hizo con él Simeone.

KOKE: Oficio

Como el resto de sus compañeros, Koke parecía que tenía puesta más la cabeza en la semifinal de Copa del Rey que en este encuentro. Bastante comprensible, por otra parte. Aún con todo, el capitán se desempeñó con el oficio que le otorgan sus muchas horas de vuelo y eso siempre constituye un plus si tienes enfrente a rivales de nivel, como el Real Madrid.

ANTOINE GRIEZMANN: Dosificándose

Griezmann lo está jugando todo y, con su edad y los kilómetros que tiene ya ese motor, sabe que sus esfuerzos ahora no pueden ser los que fueron en el pasado. La cuestión está en que Griezmann al 70% de su capacidad tiene más fútbol en su pie izquierdo y en su cerebro que la mayor parte del resto de jugadores. El Atlético nota cuando la pelota la toca 'Grizzi', por eso el 'Cholo' lo sigue dejando en el campo. Es al único a quien permite negociar el esfuerzo.

ÁLVARO MORATA: Frío

Salía de lesión Morata y no le terminó de coger la temperatura al encuentro. Tuvo una primera ocasión en el arranque del partido tras estupendo entendimiento entre él y Griezmann, pero su remate se lo desbarató con una gran intervención el portero del Madrid.

LOS CAMBIOS

NAHUEL MOLINA: Soso

Simeone le dio toda la segunda parte, sustituyendo a Riquelme. No se le vieron al argentino argumentos que atestiguaran lo que de él se espera.

PABLO BARRIOS: Correcto

Jugó algo menos de media hora y estuvo correcto. Sin sus aportaciones habituales rompiendo líneas en la medular, sí se desempeñó bien en la zona del '5' que le encomienda Simeone.

SAMUEL LINO: Venenoso

Lo buscaron poco sus compañeros los minutos finales que estuvo en el campo, pero en cuanto pilló la pelota, encaró e hizo temblar a los defensas blancos.

MEMPHIS DEPAY: Destemplado

Sustituyó a Morata con media hora de partido por jugarse, pero apenas se le vio. Eso sí, gracias a que fue capaz de dejar muerta una pelota por alto centrada desde el carril de Nahuel, Marcos Llorente pudo marcar el gol del empate final.

ÁNGEL CORREA: Vertical

La dinámica del partido cuando el argentino entró a él le dificultaron tener la pelota en las cercanías del área por bajo, donde él se desenvuelve bien. Pese a ello, lo poco que tuvo en su bota derecha, se la jugó buscándole las cosquillas al Madrid y casi tiene premio gordo si su pase de la muerte con remate de tacón de Griezmann no hubiera sido salvado in extremis por Luni.

Así Jugaron: el 1x1 del Atleti ante el Madrid