sábado. 24.02.2024
Once inicial del Atlético / Foto: ATM
Once inicial del Atlético / Foto: ATM

JAN OBLAK: Salvador

De no haber sido por tres manos suyas salvadoras, probablemente el resultado final habría sido más abultado a favor del Sevilla.

MARCOS LLORENTE: Impreciso

Es verdad que durante la primera mitad sustuvo bien las acometidas de Ocampo, pero en cuanto lo sacaron de esas limitada -para su nivel- labor, se mostró impreciso a la hora de pasar la pelota a sus compañeros y en los pocos  controles al espacio que le enviaron.

GABRIEL PAULISTA: Correcto

A Paulista se le notó -para bien- la experiencia y el oficio. Debutaba con el Atlético y no desentonó en momento alguno. No se complicó y lo que tuvo que hacer lo hizo de forma correcta.

AXEL WITSEL: Solvencia

Jugó de central por la derecha, dejando el centro de la zaga a Paulista. Simeone buscaba con eso la salida de pelota del equipo por el lateral. El belga cumplió con solvencia.

MARIO HERMOSO: Buena forma

Fue de lo mejorcito del Atlético. Pese a la derrota, mantuvo a raya a En-Nesyri. Intentó un gol desde medio campo que se le escapó por poco.

RODRIGO DE PAUL: Ausente

Sorprendió el partido tan romo del argentino, por cómo de buen todo se había venido mostrando en los últimos meses. Sin embargo, contra el Sevilla no apareció casi nunca.

KOKE: Oficio

Sin sin su mejor partido, el capitán demostró el oficio que tiene a la hora de mover la pelota.

PABLO BARRIOS: Platos rotos

Suele ser bastante habitual que cuando a Simeone no le gusta lo que está haciendo su equipo en la primera mirad sobre el césped, quien acaba pagando los platos rotos es, con bastante probabilidad, quien menos lo merece, Pablo Barrios. Ante el Sevilla sucedió lo mismo. No es que el canterano se estuviera marcando un partido soberbio (ninguno de sus compañeros lo estaba haciendo), pero su sustitución era la opción fácil. De Paul, por ejemplo, lo merecía mucho más Pesaron los galones.

SAMUEL LINO: Apagado

Seguramente fie el peor partido de Lino en los últimos meses. Lo intentó, pero no le salió nunca. El hecho de que los demás equipos ya hayan aprendido que casi todo lo que hace en ataque el Atlético lo lleva por la banda del brasileño, le complica mucho más las cosas. Además, tuvo que desempeñarse de carrilero, no de extremo.

ANTOINE GRIEZMANN: Desfondado

A Griezmann se le nota que está agotado, desfondado. A semanas de cumplir 33 años, el de Macon lo lleva jugado todo esta temporada en el Atlético, y ya no le da la gasolina. Sucede, sin embargo, que el fútbol del Atleti pasa necesariamente por él. Griezmann sigue siendo lo mejor del equipo, aunque sea con una bombona de oxígeno en la espalda. Tiene tanta clase, que al 60% resulta imprescindible para los rojiblancos.

ÁLVARO MORATA: Tragedia

A estas alturas, importa muy poco que fallara un par de ocasiones de gol muy claras. Tenga la gravedad que tenga su lesión, la ausencia de Morata para este Atlético de Madrid justo cuando acomete los partidos más decisivos de la temporada es una tragedia.

LOS CAMBIOS

MEMPHIS DEPAY: Frío

Tuvo una hora de juego, sustituyendo al lesionado Morata. Hizo dos buenos arranques de inicio, pero luego se mostró frío y en línea con el resto del juego del equipo.

ÁNGEL CORREA: Desasistido

Salió al campo cuando al Atleti le faltaban pulmones y piernas en el centro del campo. Eso impidió que le llegaran balones.

NAHUEL MOLINA: Insignificante

No mejoró en nada al equipo. En defensa perdió todos los duelos contra Ocampo e Isaac. En ataque se mostró incapaz de hacer otra cosa que poner balones sin el más mínimo sentido.

REINILDO: Fuerte

Los minutos que estuvo sobre el terreno de juego aguantó con fortaleza el peligro de contraataque del Sevilla.

RODRIGO RQUIELME: Sin calificar

Así Jugaron: el 1x1 del Atlético ante el Sevilla