lunes. 04.03.2024
Un avión de Riyadh Air / Foto: ATM
Un avión de Riyadh Air / Foto: ATM

¿Es Riyadh Air una marca fiable? Después de lo ocurrido con Whalefin, una compañía de criptomonedas y activos financieros que prometía mucho y cuyos graves problemas económicos la han apartado del Atlético de Madrid, esa pregunta pasa por ser muy pertinente. Whalefin sólo ha cumplido uno de sus 5 años de contrato, dejando en el aire los 42 millones de euros prometidos por temporada. 

RIYADH AIR, UNA COMPAÑÍA CON FUTURO

A priori, la compañía aérea que ha apostado por el Atlético de Madrid no va a tener los problemas de fiabilidad del volátil mundo de las criptomonedas. En los últimos años, la industria de la aviación ha sido testigo de una creciente competencia y cambio, impulsada por avances tecnológicos y la entrada de nuevos actores en el mercado. Entre estos actores se encuentra Riyadh Air, una compañía aérea que cuenta con el respaldo financiero del Fondo de Inversión Pública Saudí (PIF), que busca contribuir a la diversificación económica de Arabia Saudita y a su proyección exterior a través de la promoción del deporte a nivel global.

El príncipe heredero Mohammad bin Salman bin Abdulaziz, primer ministro y presidente del PIF, anunció en marzo la creación de Riyadh Air, bajo la propiedad total del Fondo, para tratar de aprovechar la ubicación geográfica estratégica de Arabia Saudita entre los tres continentes de Asia, África y Europa para la atracción del comercio y del turismo.

RIYADH AIR, UNA DE LAS NUEVAS JOYAS DEL GOBIERNO SAUDÍ

La compañía aérea, que tiene previsto iniciar sus vuelos en 2025 es, por tanto, una de las nuevas joyas del país árabe para disminuir su dependencia estratégica del petróleo e impulsar el sector turístico. Se trata de una compañía comercial que con el apoyo del Gobierno saudí podrá establecerse sin problemas con una red global a nivel mundial. Al Fondo de Inversiones Públicas se le atribuyen unos activos cercanos a lo 650.000 millones de dólares.

La propia compañía dio algunas pistas de su apuesta por el fútbol y por el Atleti en sus redes sociales. Debieron quedar muy contentos cuando vieron la victoria del Atlético ante el Manchester City porque poco después colgaron un tuit muy futbolero con el mensaje: "Un nuevo viaje está en el horizonte".

Ese viaje pasa por el Atlético de Madrid y por utilizar la imagen internacional del club para preparar su despegue. Su plan, como hemos dicho, es empezar a volar en 2025 para llegar a finales de la presente década a más de 100 destinos de todo el mundo con capacidad para transportar a más de 100 millones de pasajeros. Presentaron su primer avión, un Boeing 787-9 Dreamliner violeta, en la 54ª edición del Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio. De ese tipo de avión han contratado ya 39 unidades, aunque está en conversaciones con Airbus y Boeing para completar la flota.

La intención es contribuir a abrir el mercado turístico de Arabia Saudí, muy reducido por las dificultades burocráticas para la entrada y la mala imagen en relación a la protección de los derechos humanos. El pasado año recibieron 16,5 millones visitantes extranjeros.

El presidente de Riyadh Air es el propio presidente del PIF, Yasir al-Rumayyan, aunque la dirección ejecutiva está en manos del británico Tony Douglas, que antes dirigía la aerolínea emiratí Etihad Airways. 

INVERSIONES DEPORTIVAS: MÁS ALLÁ DE LOS CIELOS

El Fondo de Inversión Pública Saudí ha demostrado un interés creciente en el ámbito deportivo, invirtiendo en diferentes disciplinas y eventos a nivel global. Desde la adquisición de equipos de fútbol hasta la organización de torneos de golf de élite, el fondo ha buscado impulsar el deporte tanto dentro como fuera de las fronteras del Reino.

El ejemplo más conocido es la compra del Newcastle inglés, que cerró en octubre de 2021 su venta al PIF tras más de un año de negociaciones. El consorcio compró la totalidad del club por 354 millones de euros. A principios de 2022 el Fondo se lanzó a intentar la compra del Inter de Milán, aunque no ha llegado a producirse la venta. Más cercano en el tiempo es la adquisición del 75% de los cuatro principales clubes de Arabia Saudí,  Al Ittihad, Al Hilal, Al Ahli y Al Nassr, los clubes que están dinamitando el mercado de fichajes con ofertas inigualables para estrellas que juegan en equipos europeos. El Fondo saudí también tiene inversiones en el mundo del golf y ha sondeado la posibilidad de comprar la Fórmula 1. 

Se trata de inversiones millonarias de uno de los países más ricos del mundo. Ahora hacen negocios con el Atlético de Madrid. De momento, el club del Metropolitano forma parte de su estrategia para impulsar el turismo en Arabia Saudita a través de su compañía aérea. Mañana, quién sabe...

Así es Riyadh Air, la compañía aérea que patrocinará la camiseta del Atleti