miércoles. 19.06.2024

¿Fue el Atlético de Madrid un 'equipo del régimen'?

Joan Laporta ha conseguido desviar la atención del caso Negreira con su alusión al Real Madrid como el 'equipo del régimen", una afirmación contestada con similar falta de argumentos por el equipo blanco. Y en este falso debate en forma de cortina de humo hay, incluso, quien afirma que el 'equipo del régimen' fue el Atlético de Madrid. Hablamos con historiadores y buceamos en la historia del Atleti para que cada uno saque sus conclusiones.
Equipo campeón de la primera Liga del Atlético Aviación
Equipo campeón de la primera Liga del Atlético Aviación

Una bomba humo. El discurso de Joan Laporta para tratar de explicar, dos meses después, la relación del Barça con Enríquez Negreira se ha desviado a otros lares con sabor a NO-DO. Una estrategia, no por conocida menos efectiva, en la que el Real Madrid ha caído con una impericia desconocida. Porque si las referencias de Laporta al "equipo del régimen" eran un burdo intento de que los suyos desviaran la atención de la luna al dedo, quien se quedó prendado del dedo fue el Real Madrid.

En un error de comunicación evidente, el equipo blanco se dio por aludido y decidió jugar al "y tú más" con un vídeo con imágenes en blanco y negro que mezcla verdades y bulos. El resto de aficionados de otros equipos hemos contemplado este falso debate en nuestros sillones, viendo como los dos equipos más favorecidos históricamente por instituciones y árbitros, y también por la dictadura, se pelean con las manos blandas por ver quién quedó más guapo en la foto de la corrupción franquista. Pero lo más insensato de todo esto es que ha habido quien ha concluido que el equipo más franquista fue el Atlético de Madrid. Vayamos por partes.

EQUIPOS DEL RÉGIMEN FRAQUISTA

¿Podemos decir que hubo 'equipos del régimen'? El historiador Ángel Bahamonde, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, responde a Más Atlético que se trata de un falso debate. De hecho, todos los equipos eran franquistas.

"No creo que hubiera ningún equipo de fútbol en la época que manifestara en los 40, en los 50 y en los 60 una opinión contraria al régimen de Franco, en absoluto. Además, seamos sinceros, es que no podía haberlo, así de simple."

Más bien fue una relación de beneficio mutuo la que se estableció entre la dictadura franquista y los clubes de fútbol, señala Bahamonde, que no oculta su ferviente madridismo.

"Yo creo que, en gran medida, todos los equipos fueron favorecidos por el régimen en cuanto a que el régimen postuló el crecimiento del fútbol y la utilización del fútbol como un instrumento de poder. ¿Con unos más que con otros? Sería muy difícil establecerlo. Los más beneficiados, el Barcelona y el Real Madrid. ¿Por qué? Porque eran los principales, porque el Barcelona y el Real Madrid son el núcleo duro del fútbol español."

La razón de esa utilización por parte del franquismo tiene una explicación muy obvia, según Bahamonde.

"Desde el final de la guerra civil y durante toda la existencia del franquismo, el fútbol es el gran pan y circo de nuestro país, hasta una especie de opio del pueblo, porque en gran medida el fútbol era un dique de contención de conflictos, de tensiones, de pasiones que podrían haber ido dirigidos de otra manera, y el fútbol limitaba esos problemas. Fue realmente el régimen franquista el que usó a los equipos de fútbol para sus fines. Fue la dictadura franquista la que expandió el negocio del fútbol en España, sin ningún género de dudas. Lo necesitaba."

El Real Madrid fue, probablemente, el equipo que mejor aprovechó esa relación privilegiada con la dictadura por su mejor gestión de los recursos pero no porque a Franco le gustara el fútbol o fuera aficionado del equipo de Chamartín. De hecho, apunta Bahamonde, si alguna vez mostró alguna empatía por un equipo fue con el Athletic de Bilbao, porque de alguna forma encarnaba un famoso elemento del discurso franquista de los años 40: la fuerza de la raza, que se relacionaba con lo vasco y por lo tanto con el Athletic de Bilbao.

EL ATLÉTICO DE MADRID SE FUSIONA CON EL AVIACIÓN ¿BENEFICIADOS POR EL RÉGIMEN?

La fusión del Atlético de Madrid con el equipo del Ejército del Aire franquista ha sido utilizado como argumento por el madridismo cuando ha querido desprenderse del 'sanbenito' de ser el 'equipo del régimen', pero el Atleti no fue precisamente un equipo beneficiado en aquellos tiempos.

Jugadores del Atlético Aviación haciendo el saludo fascista en un partido
Jugadores del Atlético Aviación haciendo el saludo fascista en un partido en 1941

Finalizada la Guerra Civil, el Atlético era un equipo arruinado, descendido a Segunda División y con su estadio destruido. Cuando le salió la oportunidad de fusionarse con el recién creado Aviación Nacional no la desaprovechó, aunque el equipo alado lo intentó primero con el Real Madrid, sin éxito. El Atlético asumió las alas en su escudo, el apellido Aviación y unos cuantos mandos en una directiva que, como en el resto de equipos, estaba presidida por hombres relacionados con el bando sublevado.

El Atlético ascendió a primera división pero no como un favor del régimen, más bien al contrario, a pesar del régimen. La renuncia del Oviedo a competir en primera por la destrucción de toda su estructura, dejó libre una plaza que por clasificación correspondía al Atlético. Sin embargo, la dictadura quiso premiar con esa plaza a Osasuna, en agradecimiento a la actuación de los requetés en la guerra. Como el Atlético protestó, buscaron una solución intermedia, que no por ello justa. Tuvo que dirimirse en un partido en Valencia que ganaron los rojiblancos por 3-1.

Tampoco hubo trato de favor alguno a continuación porque el régimen metió en prisión al entrenador rojiblanco, Ricardo Zamora, porque le resultó sospechoso que se fuera del país y no se incorporara de forma inmediata a la España nacional tras salir de zona republicana, donde también estuvo en prisión por sospecharse de él en sentido opuesto. Estuvo inhabilitado para entrenar durante seis meses con el Atlético jugándose el título de Liga.

La única ventaja que obtuvo el Atlético fue el poder disponer de unos medios y una estructura, los del Ejército del Aire, mejores a los de la mayoría de equipos, como autobuses para el transporte. También hubo desventajas cuando la ideología se ponía por encima del deporte. Fue el caso de un fichaje que no llego a producirse, el del talentoso Pedro Areso, que regresó a España del exilio acogiéndose al decreto que permitía el retorno sin represalias de españoles sin delitos de sangre.

Sin embargo, a última hora, según relató el historiador e investigador de fútbol, José Ignacio Corcuera, a El Confidencial, "los militares que ocupaban puestos notables en aquella directiva consideraron que un fugitivo durante los peores días de la guerra, y que además había saludado puño en alto mientras se consideraba embajador deportivo de la República por campos soviéticos, no podía lucir el escudo con alas de la Aviación Nacional. No fue el único caso, aunque sí el más representativo, al tratarse de un jugador de gran prestigio”. 

Esa relación con el Aviación se terminó en 1946 tras conquistar dos campeonatos ligueros. Si el Atlético fue el 'equipo del régimen' duró más bien poco y no se puso mucho empeño. En 1943 la figura emergente era la del nuevo presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu. El Atlético siguió manteniendo una relación fluida con el régimen como no podía ser de otra forma en la dictadura, pero a un nivel muy por debajo de la que mantuvo desde entonces el nuevo mandatario blanco.

¿Fue el Atlético de Madrid un 'equipo del régimen'?