jueves. 18.04.2024

10 horas locas, un consejo de Leyenda, una llamada y un perdón: así fue el regreso de Griezmann

Buena parte del homenaje celebrado este jueves en el Metropolitano a Antoine Griezmann giró alrededor del hecho que ha permitido que el francés entre en la historia del Atleti como máximo goleador: su regreso. Griezmann, pero también Gil, Simeone, su mujer Erika y hasta un socio arrepentido contaron las claves de aquel momento.
Griezmann y Simeone, entrevistados por Vicente Vallés / Foto: ATM
Griezmann y Simeone, entrevistados por Vicente Vallés / Foto: ATM

Este miércoles se ha celebrado un merecido homenaje a Antoine Griezmann en el Estadio Metropolitano, un acto que celebra que el francés se haya convertido en el máximo goleador histórico del Atlético de Madrid al alcanzar los 174 tantos con la camiseta rojiblanca. Parte de ellos los ha conseguido en su segunda etapa en el club. Un regreso sin el que no habría récord ni homenaje ni historia que contar.

Por esa razón, ese regreso a la disciplina rojiblanca tras tres temporadas en el Barcelona se convirtió en el eje de la conversación-entrevista que el presentador, el periodista Vicente Vallés, ha mantenido con el jugador y con otros protagonistas de la historia de su vuelta. Grizzi, el CEO rojiblanco, Gil Marín, Simeone, la mujer del futbolista, Erika Choperena, y hasta un socio arrepentido comentaron cómo fueron esos días.

ASÍ SUFRIÓ GIL MARÍN SU FICHAJE: LAS 10 HORAS MÁS LOCAS

Fueron 10 horas de las más intensas, de las más locas que he tenido en los 30 años que llevo trabajando en el Atlético de Madrid. Todo empieza con una charla que tengo con Koke, con Diego (Simeone), Diego conmigo. Nos lo planteamos. Hago un análisis muy rápido con respecto a la situación social, deportiva y económica. Hablo con el Barcelona y vimos que existía alguna opción, todo pasando por la salida de un jugador. Teníamos una propuesta que se había concluido porque decimos no. Era la salida de Saúl. Volvimos a hablar con el jugador. El jugador dijo que podía plantárselo y ahí empezaba una carrera casi sin mucho criterio y con mucha pasión, con mucho corazón, que es lo que es parte del ADN del Atleti.

Al final lo que concluimos es que a las 12 menos un minuto cerramos por fin con el Barcelona, una hora antes cerramos con el Chelsea y con Saúl y con sus agentes, y lo que ninguno podíamos esperar, siempre tienes el sueño, de que a falta de 41 goles para poder llegar a ser el máximo goleador de la historia del Atlético de Madrid se podía conseguir. Por un lado estaba la certeza por parte de Diego de que era la opción perfecta para el equipo. Por otro lado, la mía que era el reto de convertir, después de todo lo que nos había pasado, a un jugador importante en leyenda.

ASÍ LO VIVIÓ SIMEONE: NI SE LO PENSÓ

Es que no hubo pensamiento. En el momento en que apareció la oportunidad, como contaba Miguel Ángel, de ese día de muy temprano que empezamos a llamarnos por teléfono, era el futbolista que necesitábamos para ese momento, para seguir creciendo. Veníamos de ganar la Liga. Podíamos seguir creciendo con él y la verdad es que su llegada le costó al inicio. Le costó. Trabajó para ganarse la gente, pero trabajó para ganarse el lugar que hoy tiene y el mérito absoluto de él es el tener las cosas claras y las tuvo claras de que quiso volver.

ASÍ LO VIVIÓ EL PROPIO GRIEZMANN: "HACED LO POSIBLE PARA VOLVER... QUE LUEGO YA ME ENCARGO"

Decidí irme [del Atleti] porque había llegado al límite mentalmente. Ya echaba la culpa de los demás cuando yo no daba el nivel, me buscaba siempre una excusa que fuera dentro del campo o afuera. Entonces dije, tengo que irme a ver. Siempre piensas cuando estás en un sitio que fuera es mejor.
Entonces lo pensé en ese momento. Quise probar y a los meses pues me di cuenta de que no estaba muy feliz donde estaba como en Madrid y en el Atleti, y al final siempre intenté volver. Me acuerdo del míster cuando me llamó el último día del mercado en el avión y le dije 'quiero volver sí o sí', y hablando con mi hermana, con un amigo les dije 'haced todo lo que podáis para volver que luego ya me encargo'.

Yo sabía que me iban a esperar porque había hecho mucho daño y yo también estaba enfadado conmigo mismo y al final, pues trabajar y estar calladito. Me acuerdo que los primeros meses me hacía pequeño y claro, no era el Griezmann que se había ido. [Lo que ocurrió el primer día, con los pitos] era lo normal. Pero te la comes y trabajas y ya está.

DE LEYENDA A LEYENDA, EL CONSEJO DE FERNANDO TORRES

En este punto, Griezmann reveló cómo le ayudo en esos primeros días el consejo de otra Leyenda rojiblanca que también supo lo que fue irse y volver, aunque en su caso, con el apoyo superlativo de toda la afición: Fernando Torres.

Hay una cosa que me dijo Fernando Torres cuando volvió en el Atleti porque le pedí consejo por todo lo que él era para el aficionado del Atleti, para el club. Siempre me acordaré de eso, dijo 'aquí no te van a criticar si fallas goles y no metes gol. Aquí lo tienes que dejar todo en el campo y ya te van a respetar y están detrás tuyo mientras tú lo dejas todo en el campo. Y al final mi primer año cuando volví no metí muchos goles, pero vieron que yo lo daba todo, que lo dejaba todo en el campo y de a poco, pues fuimos teniendo esa conexión que me encanta tener con mi gente y ahora lo disfrutamos mucho.

Luego diría más cosas sobre el tema pero vayamos partido a partido.

ASÍ RECIBIÓ UN SOCIO ARREPENTIDO EL REGRESO DE GRIEZMANN: "NO CELEBRÉ TUS GOLES"

El club quiso dar la palabra en este homenaje a uno de tantos abonados rojiblancos que al principio no perdonaron a Griezmann por mucho que manifestara que estaba arrepentido. Hoy el arrepentido es ese socio, encarnado por Esteban Zato.

Hoy mi presencia aquí es para pedirte perdón. Durante mucho tiempo he mantenido una actitud totalmente distante contigo. No he celebrado tus goles, te he silbado, no me he movido del asiento cuando has jugado como tú solo sabes hacerlo. Pero bueno, al final estuve muy desconfortado porque te ibas a otro equipo, pero como dice alguien en esta casa, cada uno juega donde quiere y bueno, has jugado allí, una decisión muy respetable pero que a mí particularmente y creo que a más de uno le dolió bastante.
Ahora, como habrás podido comprobar, lejos del Atlético de Madrid hace frío y al final nos has vuelto a cautivar con tu juego, con tu corazón, con tu alegría, con tu compromiso, con tu compañerismo y tus ansias de jugar y creo que es lógico rectificar y pedirte disculpas y creo que eres merecedor, a pesar de que alguno no lo crea, que debes estar en la mesa de los grandes del fútbol y por supuesto, con un sitio preeminente o preferente en el corazón Atlético de todos los socios del Atlético de Madrid.

Y ASÍ LO CUENTA ERIKA, LA MUJER DE GRIEZMANN

Si todos los atléticos sienten ya adoración por Griezmann ("Era el último hincha del Atleti que quedaba" ironizó Vallés al despedir al socio arrepentido), lo que sienten por Erika Choperena es pura devoción. A la mujer del futbolista francés se le atribuye, así lo contaron en su documental, haberle pedido quedarse en el Atleti porque ambos eran felices en Madrid y porque en el Barcelona sería uno más mientras que en el Atleti sería una Leyenda (y acertó). Ella, en cambio, quiso restarse méritos.

Sí así es, pero nosotros todas las decisiones que tomamos, sean para bien, nos equivoquemos o no, las tomamos juntos. Dicen 'ya te lo dijo Erika' y sí, se lo dije, pero también se lo dijo otra mucha gente o yo también le dije si tú vas [a Barcelona] yo voy. Entonces ni tanto ni tan poco.

Sobra decir que nadie creyó su modestia de modo que el presentador, siempre atento y representando a la perfección el sentir de la sala, despidió esa conversación con un 'bueno, te damos las gracias en cualquier caso por ese esfuerzo', provocando las risas del auditorio.

LA CONCLUSIÓN DE GRIEZMANN: HA SIDO UN ERROR, LO DARÉ TODO

Al final del acto, Griezmann volvió a recordar aquella decisión y su primeros momentos tras el regreso. Un período de su vida futbolística llena de agradecimientos.

Darle las gracias a todos porque todos han sido muy importantes para mí desde que he llegada aquí en el vestuario el primer día. En mi vuelta hacían que el día a día fuera más fácil, que viniera con alegría y al final yo no soy nadie sin ellos.

Como he dicho lo daré todo, lo doy todo para mis compañeros, para ellos y para el club. Es una alegría y un orgullo para mí estar aquí disfrutando. Como he dicho, he cometido un error, pero cómo lo puede hacer cualquiera, como lo hago todos los días en casa, pero hago todo para que estén de vuelta orgullosos de su número 7 y para disfrutar juntos. Les necesitamos de aquí para el final de temporada como lo llevan haciendo en el estadio, que vemos que somos un equipo muy difícil para ellos. Agradecerles el cariño que me dan, el que está en las redes o en el estadio. A disfrutar juntos y para mí todo todo este evento es muy bonito y muy especial para mí y me da todavía más responsabilidades y más trabajo para hacerlo mejor y que estén todos orgullosos.

Así se despedía Antoine Griezmann pero antes de cerrar el evento, Vicente Vallés dejó una frase para el futuro que todo el auditorio acogió con convencimiento: "Estén atentos porque el mejor gol de Antoine Griezmann todavía está por llegar". 

10 horas locas, un consejo de Leyenda, una llamada y un perdón: así fue el regreso de...