martes. 25.06.2024
Girona 4-3 Atleti

El Atleti se cae de LaLiga en Montilivi pese al 'hat trick' de Morata

El Atlético de Madrid sufrió una dolorosa derrota ante el Girona en un gran partido de ambos equipos. El 'hat trick' de Álvaro Morata no fue suficiente para derrotar al equipo local que, tocado por la fortuna, se llevó la victoria en el último minuto.
Morata celebra un gol / Foto: ATM
Morata celebra un gol / Foto: ATM

El Atlético de Madrid dice prácticamente adiós a LaLiga tras perder ante el Girona, rival directo, en un partido memorable que los rojiblancos no merecieron perder. Ha sido uno de los mejores partidos fuera de casa del Atleti pero da la sensación de que el equipo del Cholo sólo fue capaz de  desplegar e imponer su mejor juego cuando iba por detrás en el marcador.

En el intercambio de golpes, la fortuna se alió con los locales, que marcaron su gol de la victoria en el minuto 90, en un disparo de Iván Martín que llamaríamos "de puntín", a la escuadra y rodeado de cuatro defensas. Es el gol que todos esperábamos de Correa para desequilibrar la balanza hacia el Atleti. Un gol que sería típico del argentino pero que consiguió el jugador del Girona. Un gol trascendental para el devenir de esta Liga en la que el Atleti ya se sitúa a 10 puntos de la cabeza. 

LOS TRES GOLES DE MORATA NO FUERON SUFICIENTES

Ni siquiera el hat trick de Morata, que se vistió de Rey Mago para regalarnos este partido, fue suficiente para un Atleti que pagó un mal planteamiento de inicio. El primer partido del año venía con un saco de carbón al que contribuyó Simeone con el experimento de colocar a Riquelme de carrilero en la derecha, algo que no tardó ni cinco minutos en rectificar situando ahí a Llorente. Para entonces el Atleti ya perdía 1-0, gol de Valery, y gracias, porque a los 30 segundos Dobvyk ya había fallado sólo ante Oblak.

Corrigió el técnico y con el marcador en contra el Atleti empezó a carburar, sobre todo cuando conseguía conectar alguna transición rápida con balones en largo porque jugar por el centro se le hacía bola ante la presión y velocidad de los jugadores del Girona. Así llegó el gol del empate, un balón largo que prolongó de cabeza Griezmann para que Morata se luciera cruzando el balón ante Gazzaniga.

PENALTI NO PITADO A TIRO DE GRIEZMANN

Volvió a dominar el Girona o a dejarse dominar el Atleti que pagó su falta de ambición por adueñarse del balón con el 2-1 de Savinho en el 27. Un gol que llegó tras caraja de Koke, que demoró la entrega de un balón al borde de su área y perdió la cartera a manos de un avispado Iván Martín. Las pérdidas peligrosas también se dieron en el área contraria. Así llegó la jugada polémica del partido. Un balón robado cerca del área del Girona acabó en un disparo a puerta de Griezmann claramente desviado por la mano de un defensor. Ni el árbitro ni el VAR estimaron penalti en una acción que lleva en sus genes la definición de pena máxima.

Quien no falló su oportunidad fue el Girona para marcar el 3-1 en un corner prolongado por Dobvyk y rematado a gol por Blind en boca de gol. Con el marcador otra vez en contra, volvimos a ver al mejor Atleti, el que lideraron De Paul y Morata. El argentino asistió al delantero que marcó su segundo tanto en una gran jugada personal. Un minuto después volvería a marcar pero en fuera de juego.

EL ATLETI DOMINA LA SEGUNDA PARTE

Vislumbrar el empate enfervorizó al Atleti, que salió en la segunda parte como una apisonadora. Se comió literalmente al Girona, incapaz de detener la avalancha de jugadas y ocasiones en el inicio del ecuentro. Hasta 6 ocasiones claras tuvieron Morata, Hermoso, Llorente y Griezmann para haber empatado el partido en los primeros 5 minutos. Lo consiguió finalmente Morata en el 54, otra vez cruzándola ante el portero tras otra conducción y pase de De Paul.

Con el empate, bajaron de nuevo las revoluciones en el equipo de Simeone. Aunque siguió dominando el Atlético con el mejor De Paul de la temporada, quien empezó a llegar a puerta fue el Girona con dos disparos peligrosos de Dobvick y Aleix. Llegó también el carrusel de cambios de Simeone y nada mejoró. De Paul, fundido, se fue a la caseta porque el técnico vio que ya no podía replegar. Ni Memphis ni Saúl ni Correa aportaron nada reseñable. Y cuando todos esperábamos la remontada atlética llegó el gol del Girona. Uno de esos goles que entran porque al Girona le sale todo, porque el Girona se cree candidato y lo es. Y porque por esa razón le acompaña la fortuna que hoy le falló a un Atleti que sólo creyó cuando iba por detrás en el marcador.

El Atleti se cae de LaLiga en Montilivi pese al 'hat trick' de Morata