jueves. 18.04.2024

Un despiste aboca al Atleti a la remontada en el Metropolitano

Un despiste defensivo frustró el buen partido del Atlético de Madrid ante el Inter de Milán. El equipo del Cholo dio la cara en el Giuseppe Meazza pero se ve forzado a remontar en el Metropolitano un 1-0 en contra que, a tenor de lo visto durante el encuentro, no está fuera de las posibilidades del equipo.
Oblak frena a Lautaro / Foto: ATM
Oblak frena a Lautaro / Foto: ATM

La temporada del Atlético de Madrid se va a resolver en dos partidos, dos vueltas de eliminatorias de Copa y de Champions, en las que tendrá que remontar un gol en contra si quiere seguir disfrutando de la lucha por un título. Igual que en el Metropolitano ante el Athletic, el Atleti cede la ventaja en la ida al Inter de Milán por un error que pagó caro tras un buen partido jugado con intensidad y control. Igual que en el Metropolitano, un descuido de Reinildo, esta vez no por exceso de acción sino por defecto, provocó una pérdida que acabó en las redes de Oblak.

El Atleti se agarra a la épica para salvar la temporada, lo que no suele ser desmotivador para el equipo del Cholo. La desventaja en ambos casos es mínima y si el reto en Copa es remontar en campo ajeno, ante el Inter se verá la dimensión y fortaleza de la plantilla con el siempre estimulante apoyo de la grada rojiblanca. Las sensaciones que deja el duelo, pese a la derrota, es que el Atlético compitió bien en el casi inexpugnable Giuseppe Meazza y puede hacerlo aún mejor en el casi inexpugnable Metropolitano.

EL ATLETI PLANTA CARA AL INTER

Ni el escenario ni el halo de casi imbatibilidad del Inter en su casa, donde sólo ha cedido un empate y una derrota esta temporada, consiguieron impresionar al Atlético de Madrid, que salió al partido sin complejos. Ni se encerró ni regaló el balón. Al contrario, se decidió a presionar bien arriba en buena parte del partido y no rechazó ni un solo duelo sobre el campo. 

Consiguió frenar así el ímpetu inicial arrebatado que se esperaba de un Inter interesado a encarrilar la eliminatoria en la primera batalla en Italia. Con los dos equipos bien plantados en el campo, igualados en intensidad y presión, escasearon las oportunidades en ambos bandos. La primera la tuvo Samuel Lino con una doble jugada que no encontró portería. Las más claras las tuvo el Inter cuando, avanzado el encuentro, se abría alguna rendija en la presión.

Los italianos penalizaron cada pérdida con una de sus especialidades, transiciones rapidísimas buscando a Lautaro y Thuram, que entre Witsel, imperial, y Giménez, consiguieron abortar. Fueron un par de errores que pudieron costar caros pero que no aprovecharon Lautaro primero y Thuram después, cuyos disparos se encontraron con la zaga rojiblanca.

De esa defensa se acabó cayendo Giménez en la segunda parte al sentir molestias. Le sustituyó Savic. Y si el Atleti perdía un baluarte en defensa, el Inter lo perdía, por la misma razón, en la delantera. Thuram también dejó su sitio con molestias. Su sustituto, Arnautovic tuvo pronto la oportunidad de celebrar su salida al campo si hubiera atinado a culminar una veloz contra del Inter, a la que llegó demasiado forzado. Era la primera oportunidad del Inter por la misma vía que todas, robo y veloz transición.

SIMEONE REVOLUCIONA EL ONCE

El Atleti no conectaba en ataque con Griezmann ni con Llorente, muchas veces más ocupado en tareas defensivas. Pero el Inter sí conseguía hundir poco a poco al Atleti en su área. Simeone movió el banquillo poniendo sobre el césped a Morata por Saúl, y retrasando a Llorente a la derecha. Los cambios no tardaron en hacer efecto positivo. Morata buscó a Lino en una contra pero al brasileño se le apagó la luz cuando ya había superado a su marca y erró en su disparo. Desde su posición más retrasada Llorente también encontró espacio para llegar al área y plantarse delante de Sommer, que desvió a corner. El que intimidaba ahora era el Atleti pero el Inter no dejaba de generar peligro. Arnautovic mandó por encima del larguero una combinación con Lautaro.

Con el partido cada vez más abierto Hermoso y Molina dejaron su sitio a Reinildo y Barrios. Recolocaba piezas Simeone para evitar un descontrol que sólo interesaba a esas alturas al equipo neoazurro. En la búsqueda de ese equilibrio volvió a jugar otra vez un papel fundamental Griezmann, transmitiendo calma cada vez que el partido intentaba convertirse en un tiovivo, el ambiente que mejor aprovechaba un Lautaro que volvía a probar a Oblak con un cabezazo al que respondió el esloveno.

EL ATLETI PAGA EL ERROR

Fue lesionarse Griezmann por un pisotón y llegar el descontrol en el Atleti. Un error de De Paul y Reinildo, uno por otro ante un balón suelto, pero más responsable el mozambiqueño, permitió a Lautaro plantarse ante Oblak. El rechazo del esloveno acabó en las botas de Arnautovic que, esta vez sí, acertó entre los tres palos. Respondió Lino con un disparo cercano al poste. Correa le mandó un balón dentro del área pequeña a Morata que a punto estuvo de orientar a gol. Fueron las mejores ocasiones para empatar del Atleti antes de llegar el final del partido con la decepción de una una nueva derrota pero con la sensación de que la remontada es posible.

Un despiste aboca al Atleti a la remontada en el Metropolitano