jueves. 18.04.2024

Decepción y enfado en la afición por el fin de mercado del Atleti

Son varios los epítetos que se pueden utilizar: estupor, decepción, incredulidad, hastío, enfado. Ninguno bueno. El fin del mercado del Atlético de Madrid, con apenas incorporaciones de nivel y con importantes salidas, ha dejado un mal sabor de boca a los aficionados.
Hojbjerg se quedó en el Tottenham / Foto: @SpursOfficial
Hojbjerg se quedó en el Tottenham / Foto: @SpursOfficial

Es difícil encontrar un mercado de fichajes tan raquítico para el Atlético de Madrid. Hay que remontarse muchos años atrás, antes del milagroso advenimiento del Cholo Simeone, para encontrar algo así. Del famoso 5 que rogaba Simeone, nada. El último día de fichajes ha resultado yermo para el Atleti pese a la salida confirmada de Joao Félix y la más que probable de Yannick Carrasco.

FIN DEL MERCADO SIN UN 5 PARA SIMEONE

Del Metropolitano solo ha salido dinero, y bien poco, para fichar a dos jugadores, uno de los cuales no juega (Galán) y el otro ha salido cedido (Samu). En cambio pierde a dos de los jugadores más diferenciales del equipo, Joao Félix y Carrasco, este último a falta de confirmación. El famoso 5 que pidió Simeone, casi implorando, tendrá que esperar a mejor ocasión.

El Atlético trasladó la idea de que se buscaba un centrocampista que alternara con Koke en esa posición ante la exigencia de un calendario apretado de competiciones que evidencia las carencias físicas del capitán rojiblanco, obligado en los últimos años a ser el jefe de la medular desde los amistosos hasta la Champions. No era sólo una idea. El club, según pudo saber Más Atlético, llegó a acuerdos verbales con jugadores como Sofyan Amrabat y Pierre-Emile Højbjerg. Ambos estaban dispuestos a venir al Atleti. El problema eran las pretensiones de sus clubes y la poca flexibilidad rojiblanca.

ÚLTIMO TÍMIDO INTENTO POR HOJBJERG

La condición para ese fichaje, se dijo, era la salida de alguno de los "nominados" rojiblancos, especialmente Joao Félix. El luso se ha acabado marchando pero con una cesión sin obligación de compra, por lo que sólo libera masa salarial pero no deja dinero en las arcas. La otra salida, la de Carrasco, no está cerrada aún aunque es muy probable que se haga en los próximos días si el conjunto árabe que lo pretende suelta algo más de dinero. En definitiva, en el cierre del mercado no ha llegado un euro a las oficinas del Metropolitano.

El Atleti buscaba un complemento a Koke, alguien que alternara con él, pero no un crack que lo sustituyera. La apuesta no fue nunca por un jugador joven con proyección ni mucho menos por un valor consolidado. Por eso el club no estaba dispuesto a gastar mucho dinero por un perfil bajo, menos aún si no se recaudaba nada en las salidas del fin de la ventana. Por eso no se ha fichado a Højbjerg pese al tímido intento de última hora. El Atleti volvió a preguntar al Tottenham durante la tarde del viernes por si algo había cambiado y se abría la opción de una cesión pero la respuesta Spur fue la misma. Estaban dispuestos a mandarlo cedido pero sólo con opción de compra obligatoria. Al final se lo han quedado.

En el Atleti no quieren ese compromiso por un jugador que tampoco entusiasma en las oficinas (ni entre su afición inglesa, sólo hay que leer los comentarios en redes sociales). Confían en que Barrios dé el salto de calidad que se espera de él a fuerza de jugar los minutos que le van a tocar para suplir a Koke. Y como tercera opción también cuentan con exprimir a Witsel. Soluciones de futuro o de emergencia, pero no para garantizar la competencia en una competición tan exigente como la Champions.

De esta circunstancia era consciente Simeone cuando en la rueda de prensa previa al partido ante el Rayo Vallecano se retractó a sí mismo y concluyó que con Koke, Barrios y Witsel tenía suficiente. Ya sabía que ni Tottenham ni Fiorentina iban a rebajar sus pretensiones.

AMRABAT, FUERA DE PRESUPUESTO

Por Amrabat ya se llegó tarde. De tanto esperar, el Manchester United se adelantó a los rojiblancos pero el problema venía a ser el mismo. Todo pactado con el jugador pero el mismo obstáculo con la Fiorentina: la obligación de compra. El Manchester United anunció finalmente la llegada del marroquí cedido por 10 millones de euros y con una opción de compra de 24,5 millones de euros. Un precio inasumible para la contabilidad que maneja Gil, que el United sí ha estado dispuesto a pagar.

POCA INVERSIÓN

El mercado rojiblanco se cierra con pocas y muy baratas incorporaciones. 3,5 millones de euros más bonus se han pagado por Javi Galán, además del pago en especie de Manu Sánchez para abaratar el traspaso. El ex del Celta parecía un gran fichaje allá a primeros de julio, pero Simeone no acaba de verle la gracia desde que llegó a entrenar al Cerro del Espino y cuenta los partidos por suplencias.

6 millones costó hace sólo unos días Samu Omorodion, joven delantero del Granada que se ve como opción de futuro y que ha salido cedido al Alavés. Libres llegaron Azpilicueta y Soyunçu, dos opciones para reforzar la defensa. Y eso ha sido todo. El resto son jugadores cedidos que han vuelto para buscar su sitio, caso de Riquelme y Samuel Lino.

En el capítulo de salidas el Atlético ha recaudado unos 8 millones por Kondogbia, 2,5 en concepto de solidaridad por el traspaso del Lucas Hernández del Bayern al PSG y 5 millones por el traspaso de Camello al Rayo. Si se cierra el de Carrasco en torno a los 20 millones que desea el Atlético, hablamos de un diferencial positivo de unos 26 kilos que irán a parar, supuestamente, a reducir deuda del club, la obsesión de Gil Marín para dejar saneadas las cuentas antes de vender el club.

CONSECUENCIAS DEL MERCADO DEL ATLETI

Puede ser un buen negocio en lo económico para esas cuentas a corto plazo, pero el precio a pagar en lo deportivo aún se desconoce. Durante todos estos años Gil se ha apoyado en los milagros de Simeone para mantener los ingresos casi sin mejorar la plantilla que, eso sí, tenía un coste salarial cada vez mayor por esos éxitos. El buen hacer del equipo en lo que llevamos de 2023, siendo el mejor conjunto español en puntos y goles, parece haber servido a los dirigentes como excusa para arriesgar otro año más con una plantilla cada vez más devaluada.

El enfado en la afición es considerable y comprensible ante el temor de que se acabe matando a la gallina de los huevos de oro y haya que volver a los oscuros tiempos pasados. Si bien la salida de Joao Félix era deseada por la mayoría a pesar de la indiscutible calidad del portugués (aquí han pesado otros motivos), el caso de Carrasco resulta especialmente sangrante.

Yannick es una pieza fundamental en el esquema del Cholo, un jugador, que pese a su irregularidad, ha sido clave en los últimos éxitos del equipo y es un jugador diferente y desequilibrante. Su casi segura salida a Arabia supone una evidente devaluación del equipo. Sus posibles sustitutos tienen otras características (el más similar sería Lino) pero ninguno alcanza a día de hoy el nivel del belga, por muchas esperanzas que se tengan en ellos.

Finalizado el mercado de verano se puede afirmar con rotundidad que la plantilla de la temporada 23/24 es peor que la pasada. Otra cosa será lo que consiga sacar con esas herramientas el Cholo Simeone y cómo se desarrollen jugadores jóvenes como Barrios, Riquelme o Lino, que si explotan definitivamente se convertirán en la mejor noticia para el club. Si no siempre queda la ventana de enero pero para entonces puede que ya sea demasiado tarde.

Decepción y enfado en la afición por el fin de mercado del Atleti