jueves. 18.04.2024

El Atleti denuncia a la Ertzaintza y cierra el Metropolitano a la afición del Athletic

El Atlético de Madrid denuncia en un comunicado la bochornosa situación que vivieron los 600 seguidores rojiblancos desplazados a San Mamés, que fueron atacados por ultras del Athletic ante la pasividad de la Ertzaintza. Además toma medidas para evitar incidentes en el próximo partido de Liga ante los bilbaínos en el Metropolitano.
La afición del Atleti, perseguida en los desplazamientos / Foto: ATM
La afición del Atleti, perseguida en los desplazamientos / Foto: ATM

El Atlético de Madrid ha reaccionado a los incidentes sufridos por numerosos seguidores rojiblancos, más de 600, que viajaron a Bilbao para presenciar en San Mamés el partido de vuelta de las semifinales de Copa del Rey ante el Athletic de Bilbao. Llueve sobre mojado porque es la segunda denuncia que realiza el club tras el maltrato que también sufrieron sus aficionados en Milán, con motivo del partido de ida de la Champions League ante el Inter.

El Atlético no se conforma con condenar los hechos sino que toma medidas y cierra el Metropolitano a la afición del Athletic en el próximo partido de Liga para evitar incidentes. En su denuncia pública, el Atleti carga contra los responsables de la Ertzaintza y del propio Athletic Club, remarcando que desde los días previos al partido se solicitaron medidas especiales de protección, tanto para el primer equipo como para los aficionados, que las autoridades vascas han ignorado.

Tras los graves incidentes de seguridad producidos durante la jornada de ayer en las horas previas al encuentro de vuelta de la semifinal de la Copa del Rey celebrado en Bilbao, el club quiere denunciar el deficiente operativo de seguridad y el caos provocado por el comportamiento inaceptable de algunos aficionados radicales del Athletic Club, que causaron situaciones de alto riesgo, tanto para los aficionados atléticos como para los profesionales de los medios de comunicación y el personal de seguridad de ambos clubes. Debido a estos incidentes, el autobús donde viajaban nuestros jugadores y cuerpo técnico fue obligado a alterar su itinerario hacia el estadio permaneciendo en el interior del autobús durante 35 minutos, a pesar de que el hotel de concentración se encontraba a escasos 500 metros del estadio San Mamés.

Durante los días previos al partido, el Atlético de Madrid insistió en reiteradas ocasiones tanto al Athletic Club como a la Ertzaintza, de la necesidad de proteger adecuadamente tanto al primer equipo como, especialmente, a nuestros socios, que habían adquirido entradas para el encuentro, y se facilitó a los organizadores y autoridades la información pertinente con todo detalle (listado de aficionados, autobuses en los que se desplazaban, etc.).

EL PRECEDENTE DE SAN SEBASTIÁN

La denuncia del Atlético al Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco es ya reiterada. En enero de 2020 el autobús del primer equipo fue apedreado en San Sebastián, con rotura de tres lunas, ante la inacción de la Ertzaintza a la llegada del equipo al Real Arena donde disputaba el partido de octavos de final de la Copa del Rey. Nadie en el Gobierno vasco asumió responsabilidades por lo sucedido pese a que sindicatos policiales de la Ertzaintza denunciaron la mala organización del dispositivo y la incompetencia de los responsables.

Contra toda evidencia, desde el Departamento de Seguridad se respondió que el autobús fue debidamente protegido y el consejero de Interior saldó  el asunto prometiendo una investigación de la que nunca más se supo, aunque reconoció de antemano que iba a ser "muy complicado" depurar responsabilidades. Los hechos de Bilbao han convencido a los responsables del Atlético de Madrid de que más allá de la incompetencia, que también, lo que hay es una estrategia para evitar que la afición del Atlético se desplace a ver a su equipo al País Vasco.

AFICIÓN AGREDIDA

El comunicado hace referencia explícita a los aficionados del Atleti que fueron agredidos por ultras del Athletic en las inmediaciones de San Mamés cuando estaban tranquilamente tomando algo en un bar.

Condenamos también el gravísimo ataque que sufrió un grupo de aficionados del Atlético de Madrid horas antes del partido, cuando se encontraban en un bar cercano al estadio, y que causó heridas de consideración a un socio atlético que tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario. El club contactó con el afectado, tan pronto como conoció su identidad, para interesarse por su estado de salud y se puso a su disposición. Lamentablemente, este incidente no fue un hecho aislado, dado que durante toda la jornada grupos de aficionados radicales amedrentaron y amenazaron a multitud de seguidores del Atlético de Madrid, entrando incluso en bares y restaurantes, para identificarles e intimidarles de forma violenta. La situación derivó en escenas de pánico que se intensificaron a las puertas del estadio, especialmente en el acceso de la afición visitante, entre los que se encontraban niños y familias, a pesar de que durante toda la tarde responsables de seguridad del Atlético de Madrid solicitaron, insistentemente, ayuda al Athletic Club y a la Ertzaintza para el refuerzo de las medidas de protección.

NO HABRÁ ENTRADAS PARA EL ATHLETIC

El Atlético de Madrid es consciente de que los incidentes provocados por un número considerable de aficionados ultras del Athletic podrían repetirse en Madrid en la visita que el equipo bilbaíno realizará al Metropolitano el 26/27 de abril. Para que nadie tenga la tentación de tomarse la venganza, el Atlético ha decidido no vender entradas a la afición visitante. Son conscientes de que pagan justos por pecadores porque en los Atlético-Athletic reina tradicionalmente un buen ambiente en el campo, siempre que se controle adecuadamente a los radicales de ambos equipos. La medida ha sido consensuada con la Policía Nacional y comunicada al Athletic Club.

En vista de la gravedad de los hechos acontecidos ayer, que fueron provocados por un número considerable de seguidores del Athletic Club, como se puede comprobar en las múltiples imágenes y vídeos, y con el fin de evitar incidentes en el partido de LaLiga que se disputará el fin de semana del 26/27 de abril en el Cívitas Metropolitano, desafortunadamente, nos vemos obligados a tomar la decisión de no vender entradas a la afición visitante, excepcionalmente para dicho encuentro. Esta medida ha sido consensuada esta misma mañana con Policía Nacional y se ha informado convenientemente a LaLiga y al Athletic Club.

El club también dedica unas palabras de afecto a los aficionados que sufrieron molestias en la visita a San Mamés y se ofrece a devolver el precio de las entradas a aquellos que fueron retenidos sin entrar al estadio hasta casi el descanso.

Como siempre, queremos dar las gracias a nuestros aficionados que se desplazaron ayer a Bilbao y que no pararon de animar y apoyar al equipo durante todo el partido. El Atlético de Madrid devolverá el importe de las entradas a los socios que no pudieron acceder al interior del estadio antes del inicio del partido y que no ocuparon sus asientos, en algunos casos, hasta el descanso. Seguiremos exigiendo allá donde juegue el equipo, que se trate a nuestros seguidores con el respeto que merece cualquier espectador, sea del equipo que sea, y que se establezcan los dispositivos de seguridad y los espacios adecuados para que los aficionados visitantes puedan disfrutar del fútbol que queremos en todos los estadios. Es una gran responsabilidad y un reto complicado que debemos lograr entre todos, con la estrecha colaboración de clubes y autoridades.

Para finalizar, el Atleti felicita al Athletic por su victoria y anima a los seguidores del Atleti a seguir apoyando al equipo en los objetivos que quedan.

Por otra parte, ninguno de los lamentables incidentes que rodearon al partido de ayer deben eclipsar la victoria del Athletic Club, al que aprovechamos para felicitar por su clasificación para la final de Copa. La ilusión de todos los que formamos parte del club era enorme y la eliminación de nuestro equipo supone una gran decepción. Ahora, todos juntos, debemos trabajar para lograr el resto de los objetivos deportivos de la temporada.  

El Atleti denuncia a la Ertzaintza y cierra el Metropolitano a la afición del Athletic