miércoles. 22.05.2024

Así fue la provocación de Arbeloa que acabó en expulsión de Torres

Un partido de la máxima rivalidad entre los juveniles del Atlético y del Real Madrid, una remontada rojiblanca que sacó de sus casillas al entrenador madridista, Álvaro Arbeloa y una 'contrarremontada' que mostró la peor cara del técnico local. Y al final, el expulsado fue Fernando Torres,
Momento del enfrentamiento de Arbeloa y Torres / Captura Tw
Momento del enfrentamiento de Arbeloa y Torres / Captura Tw

Estaba en juego el pase a la 'Final Four' de la Copa de Campeones juvenil y el Real Madrid tenía una ventaja de 0-2 lograda la pasada semana en el campo del Atlético de Madrid. Este es el contexto de un derbi que alcanzó altas cotas de tensión según avanzaba el encuentro. Si Fernando Torres, técnico del Atlético, y Álvaro Arbeloa, entrenador del Madrid, arrancaron el partido con un abrazo, al final lo acabaron entre insultos y empujones mutuos que acabaron con un desigual balance arbitral: una amarilla y una roja para Torres y una sola amarilla para Arbeloa, cuyo comportamiento provocador ha quedado de manifiesto en las imágenes del partido.

SUPUESTAS AMENAZAS DE TORRES

Desde el entorno madridista no se tardó en filtrar unas supuestas amenazas de Torres al técnico madridista previas al momento en el que el fuenlabreño se lo quita de encima con un ligero empujón. El relato estaba hecho y muchos medios empezaron a titular sus informaciones aludiendo a una perdida de papeles del entrenador rojiblanco sin valorar la veracidad de esas supuestas amenazas y sin mencionar las constantes provocaciones previas. Además justificaban la actitud de Arbeloa en que el Atlético no echó el balón fuera con un jugador madridista en el suelo, lo que no se sostiene bajo ningún concepto.

El portero madridista sacó el balón para iniciar el juego aunque su compañero ya estaba tendido en el suelo. Mantuvieron la posesión hasta que les robaron la pelota. El Atlético siguió jugando pero Koke perdió el balón y se la regaló a un rival, que lejos de mandar el balón fuera para atender a su compañero, encaró la portería para marcar el segundo. El jugador tendido se levantó entonces por su propio pie.

En el Atlético de Madrid no quieren entrar en ese juego de filtraciones interesadas. Se limitan a señalar lo que se puede ver en las imágenes, que Arbeloa se pasa todo el partido provocando y dirigiéndose al banquillo rojiblanco, y que se encara con Fernando, avasallándole y acosándole a poca distancia de su cara, lo que provocó que este se lo quitara de encima.

LAS IMÁGENES CAMBIAN LA PERCEPCIÓN DE LO OCURRIDO

Ha sido el programa de televisión 'El Chiringuito', poco sospechoso de antimadridista, el que ha mostrado las escenas de lo sucedido de forma más clara. Torres y Arbeloa, excompañeros en el Liverpool y en la selección, se fundieron en un abrazo entre sonrisas al arrancar un encuentro en el que el Madrid partía con una cómoda ventaja. El gesto de Arbeloa se fue torciendo a medida que el Atlético de Madrid, que salió al campo con mucha agresividad y ganas de venganza futbolística, empezó a remontar la eliminatoria. Poco después Torres se ganaba una amarilla por protestar al árbitro una jugada.

El Atlético estaba haciendo un gran partido y el Real Madrid era incapaz de tener ocasiones claras. Fue entonces cuando empezaron las protestas de Arbeloa a los árbitros y las provocaciones haciendo comentarios a los jugadores rojiblancos o encarándose con el banquillo atlético, con insultos como "payaso" o "retrasado" incluidos. Mientras, Torres seguía a los suyo. Cuando en la prórroga el Madrid marcó cada uno de sus dos goles, Arbeloa celebró los tantos mirando desafiante al banquillo del Atlético, haciendo gestos e insultando gravemente ("hijo de puta", se le lee decir en los labios).

No contento con eso, con el segundo tanto, Arbeloa se dirigió amenazante hacia Fernando Torres, hablándole de forma agresiva con el dedo por delante, a pesar de que miembros del staff técnico madridista trataban de calmarlo. Cuando se le encaró frente a frente, Torres se lo quitó de encima con un leve empujón en el pecho. De todo lo sucedido, esto es lo que más le importó al árbitro. Sacó roja directa a Torres y sólo amarilla a Arbeloa.

EL PÚBLICO INSULTÓ A TORRES

La tensión siguió al alza porque Torres se hizo el remolón a la hora de abandonar el campo, y cuando lo hizo recibió una lluvia de insultos y provocaciones desde la grada. A una de ellas respondió el técnico rojiblanco con un desafortunado "¡Dímelo ahí arriba, payaso!", que no fue a más. En los minutos finales, Arbeloa dio entrada en el campo al cadete Jesús Fortea, excanterano rojiblanco que dejó el Atlético por el Madrid en una operación que generó la casi ruptura de relaciones entre ambos clubes. Al primer balón que encaró fue para cometer un agarrón continuado con la intención, mal disimulada, de que se generara una tangana final. Parece que tenía instrucciones claras.

Así fue la provocación de Arbeloa que acabó en expulsión de Torres